Connect with us

Coronavirus Cuba

Compradores de arte cubano quieren pinturas “a precio de covid-19”

Published

on

Arte precio covid-19
Hombre contempla obra de arte Foto: Piqsels.com

Que el coronavirus ha impactado en la vida de todos es un hecho; pero, ¿el valor del arte se mantiene “intacto” o tiene un precio especial de covid-19?

La “mano derecha” de un renombrado artista plástico cubano, confesó a Cubacomenta que el coronavirus ha incidido de manera notoria en las ventas de las obras de “su cliente”, pero a extremos que ella -dice- “nunca hubiese sospechado” y lo explica así: “quieren comprar a precio de covid-19“.

Según el testimonio de esta fuente, las cosas no le han ido tan mal con el coronavirus a este destacado pintor, por suerte, que está acostumbrado en su galería a vender cuadros por valor de varios miles de dólares. Las ventas, eso sí, han bajado, como a todos, aunque lo que más le molesta tanto a ella como a él, es que vengan gente que aparenta tener mucho dinero, a comprar a precio de ganga.

Por favor, ¿qué tiene que ver el coronavirus con el arte?“, se preguntó.

Y en cierto sentido tiene razón. Arte es arte. Dinero es dinero. Y Sotheby´s, por ejemplo, lo sabe. En la famosa Casa de Subastas se siguen subastando pinturas, esculturas al precio “normal” de siempre. Alto y exclusivo, pero nunca ha bajado el precio en el mercado de un Picasso, un Monet, un Rembrandt, por citar tres ejemplos. Se siguen vendiendo en millones, y el coronavirus no ha podido impactar en el valor de la pieza.

Aquí en Cuba es distinto. Son tan descarados que dicen ser tus amigos y vienen y te dicen: dame un precio de covid-19“.

Es en todo; en cualquier servicio. ¿Una curadoría? Te piden un precio de covid-19. Un trámite, lo que sea. Arte es Arte. Covid es covid,” expresó la joven bajo anonimato.

El cierre de las fronteras de Cuba al turismo extranjero ha incidido notablemente en la compra-venta de las piezas de arte en la isla, pues son en su mayoría extranjeros los que viajan al país a comprar obras de pintores como Ernesto Rancaño, Roberto Fabelo, o Nelson Domínguez. Muchas de estas ventas se gestionan a través de entidades gubernamentales cubanas, aunque los pintores, en sus casas también tienen obras disponibles para ser vendidas, aunque sin visitantes extranjeros han quedado a merced de cubanos “apoderados” o de embajadores extranjeros.

También los artistas han preferido “bajar el listón” en determinada pieza, aunque sin que esta bajada pueda ser considerada una depreciación en el valor de su obra.

A simple vista no estaría mal “regatear” el precio de una pieza, pero en medio de la tormenta de covid-19 que aparezcan pescadores a querer comprar robalo a precio de sardina y en río revuelto, resulta hasta ofensivo al artista.

Algunos lo toman hasta “medio en broma”. La fuente confirma que “su cliente” hasta se les ríe en la cara cuando le dicen la famosa cantaleta que, asegura, se repite a cada rato: “Compadre, dame un precio de covid-19”.

por Ariel P.

tal vez quieras leer: “Todo artista joven que veo me fascina”, reconoce el pintor cubano Pedro Pablo Oliva

Comentarios

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO