Connect with us

EEUU

Derrumbe en Surfside: Fue a dormir con su novia y salvó su vida

Published

on

el antes y el después del edificio q se desplomó en Surfside

Un hombre que residía en el edificio que colapsó en Surfside, al norte de Miami Beach, salvó su vida milagrosamente y sin saberlo, tras decidir irse a dormir a casa de su novia. De haberse quedado a dormir en su casa, hoy la historia sería diferente.

Al menos así debe pensarse, creerse y de seguro él está convencido.

En realidad no fue solo ese deseo de dormir en otra cama lo que lo salvó. Según lo narra el propio protagonista a The Washington Post, fue una cadena de acontecimientos, a los que se suma un partido de Brasil en Copa América y un balón en el agua.

El brasileño Erick De Moura vivía desde hace tres años en el Champlain Towers que se derrumbó en la madrugada del jueves, pero del derrumbe se enteró a las 5:30 am cuando se despertó para ir al baño.

Llevó su teléfono, y descubrió varias llamadas y mensajes de texto alarmantes. Entre ellos este: “¿Estás bien?”

Se lo había escrito Rochelle, una supervisora del portero de su edificio en Collins Avenue en Surfside, Florida.

Cuando le respondió que sí, la respuesta de ella de “Dios mío, estás vivo”, lo inquietó aún más. Entonces la llamó a esa hora.

“¿Qué quieres decir con que estoy vivo?”, preguntó. “El edificio se ha derrumbado”, le contestó ella.

Ahora Erick, en conversación con el citado medio rememora que se iba a ir esa noche para su casa.

“Esa noche fue inusual. Iba a salir de la casa de Fernanda para ir a mi casa a darme una ducha y morir”, dijo De Moura, que llevaba unos tres años alquilando un apartamento en el décimo piso de una de las torres del Champlain Towers que se derrumbó. En ese apartamento vivía y trabajaba, pues desde allí dirigía su negocio de ventas.

Este hombre se salvó

Erick De Moura junto a su novia Fernanda Figueiredo. Al brasileño lo salvó un partido por Copa América y haber perdido una pelota en la casa de su pareja (Foto cortesía del entrevistado para The Washington Post)

El miércoles, horas antes del derrumbe, el hombre salió de casa en el edificio de Surfside y fue para casa de su novia para ver el partido de Brasil contra Colombia. Tras finalizar el partido, se fueron a jugar al patio.

Quiso la casualidad que el balón cayese a un canal, y que Erick saltara a recuperarlo.

Aunque tenía intenciones de regresar a su casa, como no tenía ropa, pues la que tenía estaba toda mojada, tuvo que quedarse en el apartamento de su novia.

La novia tiró su ropa empapada en la secadora; se quedó con él conversando, tomando cervezas, hasta que el cansancio los venció. Era ya la una de la madrugada.

“Me siento como si estuviera en un sueño”, dijo ahora De Moura en la entrevista con The Washington Post.

“Me siento como si estuviera en una película. Estoy en una película mala”.

De Moura todavía está tratando de procesar lo cerca que estuvo de la muerte. Cree que todo fue “un milagro”. Que un partido de fútbol, un balón caprichosamente caído al agua y una ropa empapada conspiraron para que él se quedara en casa de su novia.

“Para mí (…) esto es definitivamente un milagro”, dijo el hombre.

“Esto es un acto de Dios”.

Ninguno de los residentes en los pisos encima del suyo, ni los que vivían debajo, han sido localizados con vida.

Ariel P.

tal vez quieras leer: Oreo, la perrita rescatista mexicana en Surfside

Comentarios

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO

¡NOS HEMOS MUDADO! - Nueva web de Cubacomenta - Visítanos ->AQUÍ
+