Connect with us

Cuba

Rey Vicente Anglada reconoce su “preocupación” por métodos de entrenamiento del equipo nacional

Published

on

Por Roque Díaz

“En un principio decíamos que estábamos ocupados y no preocupados, ahora estamos un poco preocupados después del tope con Nicaragua” -confesó Rey Vicente Anglada, director del equipo cubano de béisbol ante la prensa especializada reunida este jueves en el salón Adolfo Luque del Estadio Latinoamericano.

No es para menos. El equipo nacional de ese deporte que se prepara para los próximos Juegos Panamericanos ha culminado hace unos días en Nicaragua un extenso período de preparación de más de tres meses con resultados negativos, salió derrotado en un partido ante el plantel centroamericano por primera vez en 18 años y perdió el tope bilateral por primera vez en la historia al no poder lograr una victoria en ninguno de los tres choques efectuados.

La forma física mostrada por los cubanos, al punto de conectar apenas un imparable en uno de los desafíos ante un cuerpo de serpentineros de dudosas calidades, y la visible pérdida de la velocidad en sus lanzadores, ha levantado polémicas y ha vuelto a poner en dudas la efectividad de sistemas y estrategias de entrenamientos de los técnicos y preparadores físicos de la mayor de las Antillas.

A pesar de las críticas y de las pesadas cargas a las que han sido sometidos los atletas durante todo este tiempo -algo que no ha dado resultados otros años-, la dirección del conjunto se aferra a métodos obsoletos y se ahoga en justificaciones incomprensibles. “Es cierto que los muchachos llevan un largo período sin ir a sus casas y creemos que esto ha podido incidir en estos resultados y aunque físicamente están muy bien, pueden estar agotados mentalmente” -aseguró Anglada.

El estratega, en un acto desesperado por retomar la confianza perdida de la fanaticada, confesó haber hablado con el psicólogo del equipo y haber encontrado ahí las explicaciones de la debacle de la selección nacional en Nicaragua, al tiempo que anunciaba que ya todos los peloteros regresaron a sus casas con sus familias.

Sin embargo, al final de sus declaraciones manifestó que no volverán a jugar partido alguno antes de la cita continental y sólo se reunirán unos días antes para practicar algunas jugadas de conjunto, en franco reconocimiento al agotamiento físico que también presentan sus discípulos.

Se precisan cambios radicales en el béisbol cubano

La llegada al conjunto de ocho peloteros que se desempeñan en distintas ligas profesionales (un tercio de la nómina presentada para el evento) con el lógico protagonismo que tendrán en la competencia dentro de la alineación regular, es un agravante más y pone en entredicho todo ese derroche financiero en que se ha incurrido al reunir a más de 50 preseleccionados durante tres meses en la capital del país con viajes intercalados a México, Canadá, Estados Unidos y Nicaragua, en medio de crisis económicas y con resultados estériles.

Los malos métodos de entrenamiento del equipo nacional son otra prueba más de la urgente necesidad de un cambio radical en los cimientos que sostienen el béisbol cubano y demuestran asimismo la incapacidad de los dirigentes deportivos que mueven sus hilos, motivados más por sus intereses personales que por propiciar el desarrollo de este deporte en el país. Veremos lo que vendrá.

 


 

¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

Comentarios
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


¿Quieres reportar algo? Envíanos tu información a:

[email protected]

LO MÁS TRENDING

LO MÁS VISTO