Censura en Cuba: Nada lo explica mejor que «la pelota»

Havana
cielo claro
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
2.6kmh
2 %
Mié
30 °
Jue
30 °
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
29 °

Hallar una explicación sobre los límites y desafueros de la censura en Cuba pudiera convertirse en una búsqueda eterna pero, si de «manifestaciones palpables» se trata, lo sucedido en el pasatiempo nacional en la última semana, con la sanción más que absurda, ridícula, contra dos peloteros, sirve como ejemplo perfecto para «explicarla».

Atención, el asunto va más allá.

Y fue tan allá que la soga se reventó. Y reventó en gente tan influyente como el actor Luis Alberto García. La periodista, ya jubilada, Julita Osendi. El periodista, ya emigrado, Miguel Hernández y hasta en gente tan comprometida con «el proceso» como lo son el pelotero Frederich Cepeda y la colega Elsa Ramos, del Escambray espirituano.

El tema pudiera no tener fin. Hemos visto de todo. Hasta hemos visto a un periodista estar presente en una conferencia de prensa con los altos directivos de la pelota en la isla, y no hacer pregunta ninguna para luego, en un blog, verter él sus dudas.

Tal parece que es miedo y terror, pero la censura en Cuba llegó a la pelota y robándose la segunda base y también la tercera.

Si no se ha robado el home plate ha sido por falta de tiempo, o por la actitud digna, aunque en ocasiones muy mesurada, de peloteros y periodistas deportivos. Si existiese un sindicato, si los peloteros y deportistas cubanos tuviesen un líder al cual seguir, en masa todos se hubiesen agrupado y no cinco ni tres, ni un día se hubiesen sancionado a los dos peloteros que fueron sancionados por enviar felicitaciones a una página deportiva en Facebook que recoge como pocas, los sucesos relacionados con el deporte de la bola y los strikes en la isla. (1)

Sobre el tema y sobre la entrevista de Elsa a Cepeda, habla también el colega Alejandro Abadía en Play Off Magazine, en un artículo titulado Béisbol cubano, continúa la censura y el “miedo” a la prensa.

En la entrevista finalmente concedida a la colega Elsa Ramos, el pelotero Frederich Cepeda lo expone casi todo. Y decimos finalmente porque, luego de muchísimas entrevistas que Elsa Ramos le ha hecho al pelotero espirituano, incluso en momentos en que Frederich ha sido objeto de controversia – recuerdo, por ejemplo, la ocasión en que arremetió contra la Federación Cubana de Béisbol – en esta ocasión, Cepeda por poco no concede entrevista alguna. ¿Motivo? El temor que tiene a dar declaraciones luego de que la Comisión Nacional de Béisbol en la isla los amenazara primero y ejecutará después, con sancionarlos por dar declaraciones a la prensa no oficial.

Elsa, sin embargo, es oficialista. También lo eran, hasta hace muy poco, Michel Contreras y Aliet Arzola Lima, ejemplos que cita Cepeda a la hora de abordar el fenómeno.

“Tengo mucha preocupación sobre eso», le dijo Cepeda en un susurro – sí, en un susurro, cual Silvio Rodríguez – a Elsa Ramos. Así lo recoge ella en su perfil de Facebook.

«Incluso allá en Granma, continúa diciendo el pelotero, no le di una entrevista a un señor que siempre está con la televisión…pero el año pasado concedí entrevistas, como hago siempre muy amable a todas las personas que me la piden, pero ¿qué pasa? , la pusieron en otra página y tuve problemas, fui llamado por la Comisión aun cuando ya la Serie había terminado, en el mundo que estamos viviendo hoy se cogen entrevistas de diferentes lugares, hay periodistas que escriben para un periódico o un medio cubano y mañana ya no lo hacen o lo hacen para dos medios, ese no es asunto mío, cada cual hace de su vida lo que quiere, son personas que además de ser periodistas han creado una amistad con uno como figura pública, Aliet Artzola, es mi amigo hoy está en otro medio pero lo conocí en Granma, igual que Michel Contreras, lo conocí en Cubadebate y hoy escribe para Cibercuba

Y añadió:

” A uno se le crea una incertidumbre y dices: “¿si digo esto, y no digo lo otro, y si esta persona es o no es?”, yo nunca lo voy a saber, está en el Reglamento que medios oficiales, pero tú misma, Elsa, estas hoy aquí y mañana con otro nombre puedes escribir para otra página y es la misma entrevista que te di, y en lo que todo se aclara, estoy en un problema, u otros atletas lo están como les ha pasado,” se cuestionó.

La propia Elsa palidece y se duele con la censura en Cuba. Que esta haya llegado a tales extremos, que un pelotero amigo suyo como Frederich Cepeda le ponga trabas y peros para responderle cuatro preguntas, parece no encaja en el modelo de país que ella misma concibe y defiende desde las páginas del Escambray.

Elsa señala que hubo una rectificación. Y hasta luego de la «rectificación», se dijo que se trabajaba en el reconocimiento de los medios no oficiales para que cubriesen las incidencias de la Serie Nacional. Pero…

Señala el medio Swing Completo, otro de esos medios «No Oficiales» que recoge las incidencias del béisbol en la isla y de sus protagonistas, que casi simultáneamente a la entrevista de Elsa a Cepeda, sucedió algo similar.

Narra el medio que el periodista Giovanni Martínez de la Revista Bohemia, fue rechazado de canto al pretender una entrevista con el mánager de los Huracanes de Mayabeque, Michael González.

Y sí, la revista Bohemia es un medio oficial, según los cánones con que miraría a Bohemia la Comisión Nacional de Béisbol de Cuba.

Giovanni, por supuesto, es entonces un «periodista oficialista», pero el pasado sábado 19 de febrero cuando el periodista se disponía a entrevistar al director de los mayabequenses, en el estadio Latinoamericano de la capital, «en busca de informaciones para los lectores de Bohemia», y portando encima su debida credencial que lo identifica como periodista de Bohemia, el mánager de los Huracanes dijo de sopetón:

«Me da mucha pena, no quisiera negarte la entrevista, pero las autoridades de mi provincia me prohibieron dar declaraciones a ningún medio».

Esta respuesta negativa «tajante», según narra en la nota escrita después para Bohemia por el propio Martínez, donde explica por qué no se pudo lograr la entrevista, es sintomática del estado de la censura en Cuba. Si un director de un equipo de béisbol no puede hablar de béisbol con alguien, ni siquiera con un periodista oficial, ¡muy mal se dibuja el panorama!

Tal vez el mejor resumen de todo esto, que explica muy bien el tema de la censura en Cuba y su «llegada» al pasatiempo nacional, lo haya dado el propio Aliet Arzola en una nota publicada hace una semana en el portal Oncuba Magazine cuando expresa:

«Un video de cuatro segundos y 12 palabras le costará una sanción a cualquier pelotero de la Serie Nacional de béisbol en Cuba. Esto puede parecer fantasioso, rozando lo absurdo, pero no lo es: si un jugador envía un pequeño video a una página de Facebook u otra red social que no guarde vínculos oficiales con el certamen doméstico o con las instituciones rectoras del deporte en la Isla, será castigado por decreto.»

En el artículo, Aliet declara que «el Reglamento del torneo limita el derecho de peloteros, entrenadores o directores de dar declaraciones y entrevistas a quienes deseen.»

Y lo titula así: Serie Nacional: cuando el absurdo es ley.

Sí, si ya de por sí la censura es absurda, imagínense que en Cuba, en el ámbito de la pelota, la censura es ley.

(1) Los peloteros Alexis Varona Núñez, de Sancti Spíritus, y Andrés Hernández Díaz, de Industriales, fueron sancionados a cinco encuentros, luego reducidos a tres porque, según la Comisión Nacional: “violaron lo establecido en torno a las relaciones con medios no reconocidos por las autoridades del evento” (Serie nacional 61)

tal vez quieras leer:

Mientras la CNB sanciona, los peloteros promesas se van de Cuba

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+