Profesora universitaria cubana explota por pésima calidad de alimentos: “parecen vomitivos”

Havana
muy nuboso
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
83 %
5.7kmh
75 %
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
26 °
Mar
28 °
Mié
28 °

La profesora universitaria y experiodista del diario Granma, Iraida Calzadilla, explotó en redes sociales contra la pésima calidad de alimentos que se venden al pueblo cubano en moneda nacional.

“No me importa si es la industria local, cooperativa o empresarial. No importa, porque el verdadero cubano de a pie no mira la marca, sino el producto con qué palear sus necesidades alimentarias tan menguadas y de baja calidad que nos ofrecen todas esas entidades que no resuelven el problema del pueblo, pero sí resuelven el problema de sus economías con productos cuyos costos son demenciales”, escribió la profesora de Periodismo de la Universidad de La Habana y militante del Partido Comunista

Calzadilla, de 67 años, compartió fotos de unas jabas de nylon puestas a la venta por 200 pesos en el agromercado de Ayestarán que contienen pastas de condimentos, y las describió como “paupérrimas”, con contenidos que “parecen vomitivos”. 

Lamentó que sobre todo mujeres tengan que “pedir casi clemencia” para conocer la calidad del producto, “queriendo engañar a la lógica de saberlo pésimo”. 

La veterana académica reconoció que ya no tiene edad para indagar los ingredientes de determinados alimentos que se comercializan en Cuba.

“No sé, ni lo sabré, porque en nuestro país parece innecesario informar al consumidor qué realmente compra, el por ciento de cada elemento y otros ítems que debían ser de estricto cumplimiento”, subrayó.

Asimismo, criticó las políticas del gobierno —aunque no le menciona directamente— que exige a los productores “hacer más con menos”.

“Ya estoy cansada de hacer más con menos, porque hacer más con menos es hacer mal las cosas”, afirmó. 

Puso como ejemplo productos de alimentos como el puré de tomate “que no sabe a tomate y evoca a la zanahoria, al plátano y a la remolacha, según sus variantes; y por demás, de una acidez y fetidez que espanta”, mientras se pierden cosechas de la hortaliza por problemas burocráticos. 

“Como yo, miles de personas nos preguntamos dónde están los controles de calidad, los inspectores benditos. Pero controles e inspectores que realmente respondan al respeto por el consumidor, no a las conveniencias gananciales de las entidades”, cuestionó la también Doctora en Ciencias de la Comunicación.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

¡Gestiona tu PAROLE HUMANITARIO con Cuballama!PEDIR CITA
+