Hospital angolano retiene a exboxeador cubano, Enrique Carrión, que clama ayuda

Havana
lluvia de gran intensidad
29.9 ° C
29.9 °
29.9 °
70 %
6.6kmh
50 %
Jue
31 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
32 °
Lun
28 °

Un hospital en Angola mantiene ingresado al exboxeador cubano Enrique Carrión, campeón del mundo en 1989, y el ahora entrenador envió desde su cama un reclamo de ayuda para irse, sobre todo porque los médicos no le dan explicaciones sobre su estado de salud.

El mensaje resulta conmovedor, sobre todo para quienes conocieron a Carrión en el esplendor de su carrera deportiva, cuando el santiaguero reinaba en la división de los 54 kilogramos con su agilidad y pegada certera y estremecedora. Se le ve pálido y demacrado, quizás por los años, tal vez por un ingreso que ya le parece excesivo.

“Llevo aquí nueve días. Estoy loco por salir de aquí y no sé… porque he visto pacientes con síntomas peores que los míos y les han dado de alta… y yo no sé qué pasa conmigo. Dicen que tengo dolor de estómago. Yo no tengo ningún dolor de estómago; que tengo diarrea, yo no tengo diarrea, y yo no sé por qué me retienen tanto tiempo aquí”, dijo el exboxeador.

En un mensaje difundido por la plataforma especializada Boxeo Cubano, Carrión reclama ayuda para esclarecer su situación y salir del hospital. Hace una década se fue a Angola, donde se gana la vida como entrenador de boxeo, y en redes sociales eran habituales sus mensajes alrededor del encerado, o con algún discípulo.

A todas estas, como hace varias décadas Carrión dejó de ser una figura pública, el hospital ni siquiera siente que deba dar explicaciones, sobre todo porque los medios locales tampoco se han hecho eco del reclamo del cubano, que al parecer es uno más. Solo se sabe que está en la cama 390 del área de “Infecciología” de un hospital aún por identificar.

Un desenlace cuando menos triste, pues Carrión había llegado a Angola con el propósito de darle a ese país la posibilidad de ganar una medalla olímpica en boxeo, sobre todo porque había talento, pero faltaba una escuela técnica como la cubana que lo encausara.

“Yo soy un hombre que tiene que hacer mis cosas también, y quisiera, a través del director, que me dieran el pase. Incluso le pregunté a la doctora si podía seguir el tratamiento desde la casa y me dijo claro que sí, que podía seguir el tratamiento en la casa, pero cada vez que viene, apunta y ya, no me dice nada. Y realmente, yo no me siento bien aquí”, confesó Carrión en su mensaje.

El otrora púgil que ganó 335 peleas en su trayectoria deportiva y solo perdió 26 enfrenta la peor pelea de su vida, pero se resiste a tirar la toalla.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+