Cubanos pendientes a deportación son liberados

Havana
algo de nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
0.5kmh
20 %
Mié
31 °
Jue
32 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
31 °

Migrantes cubanos que estaban pendientes a ser deportados, fueron liberados en las últimas horas después de que al menos un oficial del gobierno de los EE. UU. filtró accidentalmente información que puso en peligro su vidas en caso de ser retornados a Cuba.

En realidad las filtraciones fueron dos, no una.

Desde la semana pasada que se dio a conocer la información, según una historia publicada originalmente en Los Ángeles Times, las autoridades encargadas del caso se enfocaron en definir exactamente qué se había divulgado y qué no.

La culpa, según Los Ángeles Times, era del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que filtró «accidentalmente» al gobierno de Cuba «que cubanos en peligro de ser deportados habían buscado protección en los Estados Unidos».

Los Ángeles Times destacaba en su nota que «funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas publicaron accidentalmente en el sitio web de la agencia los nombres, fechas de nacimiento, nacionalidades y lugares de detención de más de 6.000 inmigrantes que afirmaban estar huyendo de la tortura y la persecución,» entre los que estarían los nombres y datos de decenas de cubanos.

Esta filtración de datos en el DHS afectaba entonces a aquellos cubanos con riesgo de ser deportados cuyos nombres y generales habían caído en manos del gobierno caribeño.

A ese «descuido» se sumaba otro; el protagonizado por un funcionario de Seguridad Nacional, quien a principios de diciembre reveló “sin querer” al gobierno cubano, que algunos de los 103 cubanos que podrían haber sido colocados en un vuelo de deportación habían sido afectados por el volcado de datos a fines de noviembre. Es decir, que estarían entre los 6 mil inmigrantes que afirmaban haber huído de Cuba debido al riesgo de sufrir «tortura y la persecución.»

Si bien el funcionario de Seguridad Nacional no dio ningún nombre en específicoa, si dijo que «algunos de los posibles deportados habían buscado refugio en los EE. UU.»

Existe una regulación federal que prohíbe la divulgación de información personal de personas que buscan asilo y otras protecciones sin la aprobación de los principales funcionarios de Seguridad Nacional; así que al filtrarse los datos e información de que algunos inmigrantes cubanos habrían argumentado temor de que el régimen tomaría represalias contra ellos o sus familias si conocían que habrían solicitado protección argumentando peligros para sus vidas, el gobierno decidió liberarlos a fin de no cargar con la responsabilidad de torturas y desapariciones, una vez que pusieran un pie en la isla estos migrantes.

Según Los Ángeles Times «de los 103 cubanos que Seguridad Nacional discutió con el gobierno cubano para ser deportados a la isla, 46 ​​resultaron afectados por la filtración.»

tal vez quieras leer: Filtración de datos en DHS de EEUU afecta a cubanos con riesgo de ser deportados

ICE procedió entonces a contactar a los cubanos cuya información fue revelada, y evaluó qué opciones estaban «legalmente disponibles para remediar la divulgación, incluida la posible liberación de la custodia”. Señalaron además que comenzaron a notificar a los inmigrantes cuya información se publicó en línea»

La agencia dijo que no los deportaría y que les daría un margen de tiempo a ellos y a sus abogados para que pudieran determinar «si la divulgación afectaría sus casos».

Ahora, este jueves, varios de esos inmigrantes cubanos programados para deportación, comenzaron a ser liberados.

Para muchos, esto representa una segunda oportunidad en sus vidas; una oportunidad que Dios les dio para rehacer «el daño» que pudieran haber hecho y por lo cual fueron puestos en deportación. No está claro si, en el hipotético caso de que pudieran volver a cometer un delito criminal, serían puestos nuevamente en la «lista negra».

Algunos ni siquiera habían cometido delito alguno. Habían llegado a la frontera, no habían pasado la entrevista del miedo creíble ante un oficial de Inmigración, o la habían pasado y habían fallado al argumentar su Asilo Político ante un Juez en la Corte.

“Estoy súper feliz. Fue una saga salir de Cuba. Gracias a mi familia que hizo todo lo posible y lo imposible para sacarme de aquí”, dijo al Miami Herald, Ronald Rodríguez Torres ,poco después de dejar la custodia de inmigración en el Broward Transitional Center, un centro de detención para migrantes en Pompano Beach.

Ronald había ingresado a los EE.UU. el pasado mes de octubre junto a su esposa, Mailien González. Ella fue liberada, pero el quedó detenido.

“Estoy muy feliz de tenerlo finalmente aquí. Parecía un sueño, incluso ayer”, dijo Mailén al Herald.

“Gracias a este país, que me está dando una oportunidad de luchar”, dijo Rodríguez Torres, y añadió que ahora podría cumplir el sueño por el cual vino a los EE.UU.: estudiar y trabajar.

Hasta 26 de ellos se encontraban detenidos en el Centro de Transición de Broward.

Algunos recibieron libertad condicional de un año; otros fueron puestos bajo órdenes de supervisión.

Dos de los migrantes liberados, que dijeron venir de un grupo de 17 transferidos del Centro de Detención Joe Corley cerca de Houston dijeron que hasta 15 de ellos habían recibido una carta de ICE informándoles de su liberación.

Otros, que recibieron la carta de ICE también, aún se encuentran detenidos. Sus familiares dijeron al Herald que «habían estado recibiendo llamadas para recoger a familiares detenidos en Joe Corley».

Otros dos familiares de cubanos detenidos en el Centro de Procesamiento del Sur de Texas dijeron que su familia afectada por la filtración del 28 de noviembre todavía estaba allí, pero que aún no habían recibido noticias de su liberación.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+