Team Cuba pudiera revivir Acuerdo MLB pese a protestas en el Clásico

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
0.5kmh
40 %
Lun
29 °
Mar
31 °
Mié
30 °
Jue
31 °
Vie
28 °

En el juego México vs Puerto Rico del Clásico Mundial, reapareció el veterano Lourdes Gourriel en los palcos detrás del home del moderno estadio del club Marlins de Miami que acaba de reclutar a su hijo Yulieski.

La presencia de Gurriel, que se ha mantenido alejado del foco mediático desde que aterrizó en Miami junto a sus hijos y esposa en 2016 tras la planificada fuga del Yuli y Lourdes Jr en la Serie del Caribe de Santo Domingo, ha hecho pensar a varios que este domingo la ex estrella espirituana volverá a esas tribunas junto a otros ex miembros de selecciones cubanas de otros tiempos para respaldar al Team Cuba en su crucial partido de semifinales contra Estados Unidos.

Glorias del llamado “béisbol revolucionario” que andan por Miami y otros lares de la Unión Americana podrían esta vez copar las tribunas detrás de las mallas luego de notarse su ausencia en el respaldo  al equipo cubano que lucharía fallidamente en el Preolímpico disputado a sólo unas decenas de kilómetros, en West Palm Beach, en junio de 2021.

“Muchacho, aquello estaba malo”, comenta el pariente de uno de los jugadores que se destacan en las Grandes Ligas, y que pidió no mencionar su nombre.El señor justificaba la ausencia de  conocidos ex peloteros cubanos y de otros en activo para evitar verse enrolados en el ambiente anticastrista que reinó por esos días en ese estadio.

En West Palm Beach las manifestaciones contra el gobierno cubano se sucedieron fuera y dentro del parque, mientras personas mostraron carteles contra el presidente cubano y una joven se lanzó al terreno en señal de protesta, imágenes que no pudieron ser evitadas por la televisión estatal de la Isla.

Para este domingo las ganas de demandas de un sector de la comunidad cubana en el exilio, aprovechando un espectáculo con la presencia de una delegación cubana, son las mismas o más, pero los contextos son distintos. 

La principal organizadora, Major League Baseball, advertida además por funcionarios de La Habana, junto a las autoridades locales, para impedir una repetición de la película de casi dos años atrás, ha montado un tinglado convoyado por un paquete de una larga lista de 30 prohibiciones, controvertidas algunas,  entre las que se incluyen banderas, pancartas y cantos  con cualquier cosa abusiva hacia el equipo contrario, paises o regiones particulares o cualquier cosa política o religiosa. Igualmente el uso de ropa obscena, indecente u ofensiva con palabras o frases vulgares o políticas o imágenes en la ropa.

Fuera del estadio de Miami Dade, para más de 36,000 espectadores, los organizadores de las protestas  aseguran que serán pacíficas. Algunos críticos han señalado que equipos como Venezuela y Nicaragua a su paso por el torneo no han destapado estas reacciones por sus exiliados en Miami contra las dictaduras de Nicolás Maduro y Daniel Ortega y por el contrario, se ha escuchado un rotundo respaldo a sus selecciones dentro del parque.

Pero los cubanos responden que no todos los exilios son iguales “parece que no se hace necesario recordar los sufrimientos del exilio histórico desde 1959, ese que transformó esta ciudad para convertirla en lo que es hoy,  son miles de muertos, niños y mujeres muchos, en las aguas del Estrecho de la Florida”, comenta un veterano anticastrista en una radio emisora local quien advierte que el malestar de una parte de la comunidad “no es contra los peloteros”.

Gurriel padre estuvo en el equipo cubano que tuvo el primer encontronazo con los emigrados anticomunistas de Miami en  un estadio beisbolero en suelo estadounidense (otros se habían registrado en San Juan, Puerto Rico, en 1966 y 1979). Fue en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, en 1987, contra miembros de la Fundación Nacional Cubano Americana .En la selección estaban también Victor Mesa y Lázaro Vargas, quienes junto a Gurriel apoyan a sus hijos miembros de las Grandes Ligas, desde Miami.

El 3 de mayo de 1999, durante el segundo juego amistoso ante los Orioles de Baltimore, en el estadio Camden Yards, un activista de Miami interrumpió el encuentro al lanzarse al terreno con una pancarta anticastrista y fue violentamente neutralizado por el árbitro de la federación cubana de beisbol, César Valdés, que actuaba en segunda. En estos dias de Clásico Mundial en Miami, defensores del gobierno de Miguel Díaz Canel, reproducen en sus redes sociales estas imágenes. Fuentes acreditadas en Miami aseguran que Valdés forma parte de la delegación cubana.

Los peloteros cubanos, entre ellos los de Grandes Ligas y otras ligas extranjeras, que por primera vez fueron convocados a esta selección cubana, varios de ellos escapados de la isla de forma ilegal via marítima, han anticipado en declaraciones a la prensa que respetan las protestas pero también piden ser respetados y que no esperan responder como lo hicieron algunos de sus antecesores en competencias de antaño.

Fidel Castro  “reflexionaba” en el 2008 contra los “desertores”:»No permitamos jamás que los traidores visiten después el país para exhibir los lujos obtenidos con la  infamia. Culpémonos también a nosotros mismos».
«Deslumbramos a nuestro pueblo con los éxitos y las promesas deportivas, pero después no nos atrevemos ni siquiera a publicar los nombres de los que traicionan a su patria vendiéndose al enemigo»
«A pesar de las circunstancias adversas,nuestros atletas brillan por su calidad humana y patriótica» y «no llega siquiera a uno de cada diez los que sucumben moralmente a la lluvia de ofertas en un mundo plagado de mercachiflismo, vicios, drogas, doping y consumismo”.
Entretanto, orientaba a su hijo más mediático , “Tony”, en las negociaciones que culminaron con el acuerdo con las Grandes Ligas para la contratación de jugadores cubanos en los 30 clubes de la Gran Carpa, sin que tuvieran que desertar. Pero  a la administración Trump se le hizo sospechosa la presencia de un hijo de Castro al frente de aquel tinglado y congeló aquel acuerdo bajo la acusación de que la Federación Cubana era una extensión del gobierno cubano

Pero la más reciente fórmula contra la decisión trumpista ha tenido éxito con este Team Cuba que empezó a fraguarse desde el sillón de la larga convalecencia de Fidel Castro que avalaba que otros le desmontaran poco a poco su autoritaria y fallida política de prohibiciones y restricciones pero siempre preservando  que se despedía de este mundo con la imagen de que “nunca renunció a sus principios”.

 Y a río revuelto, ganancia para “desertores” con su bandera de que “lo que te den, cógelo”. Mientras, ya comienza a prepararse por el régimen de La Habana un nuevo regreso a Miami con la Serie del Caribe el año próximo, seguramente con la mitad, o más del equipo reforzado con jugadores de las Grandes Ligas.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+