Miami: Ciudad compra edificio y residentes tienen que mudarse

Havana
muy nuboso
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
83 %
5.7kmh
75 %
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
26 °
Mar
28 °
Mié
28 °

Ya varias veces se ha hablado de residentes en la ciudad de Miami que se han visto obligados a salir de sus rentas cuando sus propietarios les han subido el alquiler escandalosamente.

Pero, ¿y qué sucede cuando es la ciudad, la misma ciudad la que los fuerza a irse?

Así ha sucedido con unos residentes en un edificio de apartamentos de Little Havana. Estos se han visto obligados a mudarse después de que la ciudad de Miami comprar la propiedad.

Y a pesar de que recientes leyes otorgarían a los residentes en Miami de al menos dos meses para mudarse en casos así, los vecinos que de este edificio en la Pequeña Habana dijeron que les sorprendió un aviso en su puerta que les daba solo dos semanas para mudarse. O sea: la ciudad, la misma ciudad que supuestamente debe velar por sus intereses le daba solo dos semanas. Por suerte – temporalmente – eso cambió.

Se trata de la propiedad localizada en el 1510 Southwest 7th Street.

«Hay mucha gente que vino de Centroamérica, Nicaragua, sola, que tienen hijos. No tienen un lugar adonde ir”, dijo Sergio Castillo, uno de los inquilinos.

Otra vez el nombre del comisionado Joe Carollo se ve involucrado en un asunto de este tipo. La resolución para la compra del edificio multifamiliar fue patrocinada por el comisionado Joe Carollo y aprobada por la comisión de la ciudad en diciembre.

Se desconoce por el momento el motivo de la compra de la propiedad.

A pesar del precio dpagado por el inmueble ascendente a un millón de dólares, este nunca se ha compartido públicamente. O sea: la ciudad no ha dicho públicamente por qué ha comprado este edificio multifamiliar en un millón de dólares.

Esto, obviamente, levantó suspicacias. Un activista Jeff Weinberger, en enero, ya advertía sobre este asunto.

“Lamentablemente pasó sin debate. Digo lamentablemente porque hay muchas razones para preocuparse por este acuerdo que parece sospechoso”, se dirigió Weinberger a los comisionados. «¿Por qué tienen la intención de comprar este edificio?»

Weinberger nunca obtuvo una respuesta y la realidad es esta: la ciudad está utilizando fondos públicos para comprar una propiedad, sin decir para qué la quiere y lo que es más importante: sin proponerle soluciones a las personas que viven allí.

Local10, medio que investigó esta compra-venta, dice que luego de varios intentos de contactar con el Comsionado Carollo este finalmente accedió a dar una respuesta.

El medio tenía información de que se tenía en planes demoler el edificio y construir allí probablemente un estacionamiento.

Cuando se le preguntó acerca de la propiedad, Carollo respondió: “Ustedes tienen un sesgo tremendo… sesgo por ciertas personas que quieren proteger… Hemos dado información sobre muchas de nuestras propiedades”.

Cuando se le pidió nuevamente que proporcionara información sobre los planes futuros para la propiedad en cuestión, Carollo respondió: «Hemos brindado información sobre muchas de nuestras propiedades».

Amy Viteri, la periodista, le preguntó a Carollo si el plan es construir allí viviendas asequibles.

“Bueno, Uds. no han cubierto ninguna de las propiedades de vivienda asequible que compramos antes”, respondió. «Ya dijimos eso».

El medio dice no haber encontrado «ningún registro de que la ciudad comparta tales planes.»

«El vendedor de la propiedad Ezequiel Steinman, quien emitió los avisos de terminación a los inquilinos y se le exigiría desalojar a los inquilinos del edificio antes de que se finalizara la venta, dijo que él también no sabía lo que la ciudad ha planeado hacer con el edificio», señala el medio casi al final de la nota.

“Si se ven obligados a abandonar ese edificio, no van a encontrar alquileres comparables, ni en la Pequeña Habana ni en ningún lugar de Miami”, agregó el activista.

Por si fuera poco, Local 10 News encontró que varios de los avisos iniciales de terminación de arrendamiento que se le dieron a los inquilinos no eran válidos según la ley del condado.

Lo cierto es que el propietario del edificio ha emitido nuevos avisos a los inquilinos dándoles hasta el 25 de mayo para desalojar. Les habían dado dos semanas, pero de conformidad con la nueva ordenanza del condado que requiere un aviso de 60 días a los residentes, se vieron obligados a darles dos meses.

Sin embargo, todavía pesa un misterio sobre ese edificio. ¿Qué piensa hacer la ciudad con él?

tal vez quieras leer: Joe Carollo y ¿otro caso de corrupción en Miami?

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

¡Gestiona tu PAROLE HUMANITARIO con Cuballama!PEDIR CITA
+