La polémica acompañó a Viceversa hasta el último capítulo

Havana
cielo claro
31.2 ° C
31.2 °
30.9 °
58 %
2.6kmh
0 %
Vie
31 °
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
31 °

La novela Viceversa llegó a su capítulo final este miércoles. Como buena novela los conflictos tuvieron una resolución bastante favorable para los personajes, pero no cayeron en los lugares comunes típicos de otras producciones. El dramatizado, a fin de cuentas, logró el propósito de este tipo de espacios: entretener y despertar el interés de los espectadores para alcanzar un momento de esparcimiento.

Si bien en sus inicios despertó las criticas por una serie de escenas que rozaban la hilaridad, la novela fue atrapando al lector por la trama y el desempeño actoral de un elenco que reunió con organizad a actores consagrados junto a otras jóvenes figuras de la televisión cubana.

La trama tuvo varios picos de relevancia, pero sin duda uno de los argumentos que más llamó la atención fue el conflicto alrededor del personaje del Yeti, la relación amorosa entre la pareja gay y los vínculos sentimentales entre el médico y la psicóloga.

La novela fue un oasis en medio de la televisión cubana acostumbrada a estrenar y repetir programas que no alcanzan interés entre los espectadores, los cuales a veces incluso tienen una factura que deja mucho que desear.

En cambio, Viceversa tuvo también entre sus aciertos las actuaciones convincentes y los orgánicos desenlaces que no se enfrascaron especialmente en edulcorar realidades o tergiversarlas para cumplir las expectativas del televidente o de los conocidos censores.

Mas allá de algunas idealizaciones de la realidad, lo que sí alimento varias críticas fue la construcción del personaje del dj entre la comunidad de estos cultores de la música electrónica, que criticaron los estereotipos del personaje relacionados con el consumo de drogas y las actitudes delictivas productos de esa adicción.

El conflicto en torno a la pareja gay se solucionó con bastante coherencia, aunque no fue hasta el último capítulo que ambos se besaron, algo que en producciones extranjeras se muestra como una situación bastante común, lo que demuestra los remilgos que existen en la televisión nacional a la hora de abordar estos temas homosexuales.

La novela deja un saldo positivo entre los espectadores debido especialmente al guion de Amílcar Salatti y la dirección de Loisys Inclán, una dupla que demostró que a pesar de la grave escases de recursos y la migración de actores todavía se pueden realizar producciones televisas en la isla con una atractiva factura.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+