Falleció en Madrid Bobby Batista, hijo de Fulgencio Batista

Havana
nubes dispersas
31.2 ° C
31.2 °
30.9 °
62 %
1kmh
40 %
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °
Mié
30 °
Jue
31 °

Roberto “Bobby” Batista Fernández, uno de los hijos del ex dictador cubano Fulgencio Batista murió en Madrid con 74 años de edad, víctima de un cáncer de páncreas. Sus restos serán depositados en el panteón familiar, donde también reposan los de su padre.

Hasta el momento de su deceso, el escritor y abogado llevó consigo el trauma de su exilio forzado el 30 de diciembre de 1958, cuando el propio Batista les aseguró a él y a su hermano que iban de vacaciones, cuando en realidad salían huyendo del régimen que caía a manos de tropas insurgentes lideradas por Fidel Castro.

Bobby fue uno de los hijos más conocidos de Batista y su vida no ha dado poco de qué hablar, siempre matizada por la figura paterna. En marzo del año pasado y tras jubilarse de sus funciones como asesor legal en la ciudad de Nueva York, Bobby decidió mudarse a Madrid y ya desde allí encontró el valor que nunca había logrado reunir para escribir sus memorias.

Hijo de Batista es el título del libro en cuya portada aparece él, a los 11 años, aproximadamente, jugando con Fulgencio Batista en los jardines de su residencia habanera de entonces. En la descripción del libro que puede adquirirse en Amazon por unos 43 dólares el autor se pregunta: “¿Cómo es posible que un hijo pueda juzgar a su padre?”, a la vez que lo describe como cuidadoso y tierno, que representó para él un refugio y un maestro.

La imagen de Fulgencio Batista que guarda la historia cubana pareciera discordante a la que guardaba su hijo, sin embargo, en una entrevista concedida al diario El País, es el propio Bobby quien asegura haber transitado la vida entera con el trauma que la figura política que su progenitor representaba y dejó claro que nunca le resultó indiferente el dictador a quien él llamaba padre, mientras todo el mundo lo conocía por haber dado un golpe de estado en la Cuba de 1952, por sus manejos con la mafia, sus asesinatos y por haber sido luego derrocado por Castro.

El padre de Bobby fue la cara política detrás de miles de víctimas fatales en la Cuba de los años cincuenta, a pesar de eso, fue también el rostro de detrás de un sin número de obras públicas que hasta hoy se mantienen en pie en el país, y al mismo tiempo fue un despreciado jefe de gobierno. “Dictador absoluto”, lo confirmó su propio hijo.

En tanto, sobre las miles de muertes que cargó en su consciencia, el también entendido en derecho aseguró que: “Mi padre batallaba a rebeldes, a terroristas. En Cuba se vivía una especie de guerra civil y trató de mantener el orden social con el mínimo derramamiento de sangre posible”.

La historia más conocida del país confirma que hubo asesinatos, torturas, robos, malos manejos; pero Bobby explicó en la misma entrevista que “en todos los acontecimientos bélicos hay atropellos de las dos partes enfrentadas”.

Cuando partió de Cuba en la navidad de 1958 lo hizo para siempre. Tiempo antes de morir reconoció que le gustaba la idea de regresar alguna vez, confiado en los cambios que aseguró estaban por llegar para la isla.

Incluso en la tercera edad le pesaba todavía escuchar algún acento cubano en las calles. Esos y otros traumas lo hicieron permanecer casi siempre en las sombras, ventilando lo menos posible su identidad y viviendo con modestia.

Contrario a lo que pudiera pensarse, los hijos de Batista no heredaron una fortuna millonaria, sino un seguro de vida que según expresó Bobby, alcanzaba solo para vivir al día.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+