¿Cuánto por una foto? El sexo virtual es un negocio próspero en Cuba

Havana
muy nuboso
29.2 ° C
29.2 °
29.2 °
70 %
2.1kmh
75 %
Dom
29 °
Lun
29 °
Mar
29 °
Mié
29 °
Jue
30 °

Por 150 pesos cubanos, una chica habanera de 30 años vende sus fotos más sensuales y atrevidas a cuanto cliente interesado en el sexo virtual le deje un comentario en sus publicaciones o le escriba una solicitud en su chat privado.

Por otros 500 pesos, la misma muchacha que aparece un sus redes sociales como una joven delicada, muy hermosa, con cabello largo hasta la cintura y una curvas que triunfan con los hombres, es capaz de sostener una videollamada con su cliente y ofrecerle un servicio que quizás lo haga repetir.

El mercado del sexo virtual en Cuba no es un fenómeno nuevo, tampoco es ahora cuando empiezan a aparecer las primeras historias al respecto; sin embargo, el tiempo y las carencias marcadas por la pandemia de Covid 19 hicieron que el negocio de las fotos y los videos sexys a cambio de dinero se volviera una práctica cada vez más frecuente y popular.

El procedimiento es simple, con la generalización de los servicios de internet que por fin se les concedió a los usuarios cubanos, la gente se ha vuelto cada más resuelta a aprovechar espacios virtuales para obtener el máximo de provechos. Es así que el grueso del mercado alternativo en la Isla, funciona, por ejemplo, a nivel grupos en redes sociales.

Tanto en Facebook, como Whatsapp o Telegram, las personas suelen dar promoción a los productos con que cuentan. A pesar del cerco legal y el delicado margen entre lo que ampara la ley y lo que es considerado delito, los cubanos encuentran siempre una manera de gestionar sus negocios desde estas plataformas.

Con el cuerpo sucede exactamente lo mismo. No es raro encontrar un montón de fotos con anuncios de servicios sexuales. Muchas veces las cuentas son falsas y en realidad buscan maquillar una estafa o simplemente difamar de algunas personas, pero en muchos otros casos se trata de chicas reales, quienes viven de vender su cuerpo y lo promocionan sin pudor.

Un hombre de 50 años, soltero, cuyos hijos emigraron a los Estados Unidos decidió probar este servicio de sexo virtual para “matar el tiempo y la curiosidad”. Cuenta que revisando en un grupo de Facebook encontró la foto de una muchacha que le pareció muy sexy e inmediatamente decidió dejarle un comentario. “Hermosa figura”, le escribió, y al rato ya tenía un mensaje de la chica invitándolo a disfrutar de sus servicios.

Según cuenta el cliente, las ofertas funcionan muy bien. La muchacha envía una tarjeta, el interesado hace la transferencia con el monto fijado y en cuento ella confirme que ha sido efectivo el traspaso de sus honorarios, entonces comienza la diversión. La chica puede enviarle fotos completamente desnuda, o masturbándose, o en posiciones exclusivas que pida el cliente y sobre todo, puede acompañarlo a través de una videollamada que cumpla con sus fantasías durante el tiempo acordado.

Si bien es un negocio que para muchas mujeres puede parecen impensable por causa del alto costo que supe en su reputación, para las profesionales del sexo, la modalidad virtual es la más segura hasta el momento y por lo menos elimina el margen de contagio con enfermedades venéreas. Incluso para muchos hombres y hasta mujeres que solicitan el servicio de otras mujeres, el nivel de morbo que suele generar es en ocasiones mucho mejor que la vieja costumbre de ir en busca de un contacto físico a la primera.

“A mí me ha ido muy bien, creo que le gusté porque me ofreció venir a mi casa y acompañarme por una noche totalmente gratis”, dice. El hombre muestra sin pena el chat que mantiene con su nueva amiga, aunque se apura en pasar los detalles más calientes. “Las de Holguín son las mejores”, concluye luego de haber hecho un repaso por el mercado nacional.

Por otro lado, un muchacho más joven, quien aún no alcanza los 40 años opina que todo eso es una pérdida de tiempo y dinero; y que la mayoría de las veces son cuentas falsas que envían fotos tomadas al azar en internet, o cuando se les pide la famosa videollamada siempre coincide en que hay algún problema y no pueden realizarla. Incluso, muchas veces son otros hombres los que están detrás de las fotos sensuales y ellos mismo se embolsan el dinero para luego no prestar servicio alguno.

“Yo si he buscado mujeres por internet, pero no he caído en la trampa de enviarles dinero. Conozco ingenuos que se han quedado sin sexo virtual y sin dinero por andar babeando en las redes por algún cuerpo escultural”.

Otras veces, además, se usan atrevidas fotos colocadas en redes sin pretensiones sexuales y cuyas modelos no tienen ni la menor idea de cómo manejar su privacidad. Sin embargo, otro número creciente de mujeres, e incluso de hombres, en menor medida, están dispuestos a triunfar en esta especia de Only Fans doméstico, donde casi nunca importa otra cosa que el debido pago por adelantado y hacer que el cliente repita o invite a sus amigos.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+