Combustible y leche en polvo vs peloteo y burocracia

Havana
algo de nubes
31.2 ° C
31.2 °
29.2 °
66 %
3.6kmh
20 %
Mar
31 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
30 °

Un nuevo capítulo de Vivir del Cuento estrenado este lunes, parece haber salido en el momento preciso, aunque en Cuba todos los momentos que involucren «peloteo» y «burocracia» parecen ocurrir cada día, en cada ciudad de Cuba. Prueba de ello es la distribución de leche en polvo en La Habana y del combustible por parte de CIMEX, pero ya hablaremos de eso más adelante.

Otra vez el más gustado de los programas cubanos, Vivir del Cuento, volvió a poner el dedo en la llaga.

El de este lunes fue un episodio dedicado al «peloteo», modo verbal que emplean los cubanos a la hora de referirse a ese momento en que de una oficina te envían a otra; un funcionario te asegura que a quien tienes que ver es a otro.

Es un «proceso» engorroso, indescriptible, hermano o hijo – ¡ni se sabe! – de la burocracia. Y en Cuba, la burocracia tiene a su madre sentada.

Aunque el programa humorístico es de ficción, no hay que fabricar mucho para hacer un buen guión sobre el peloteo y la burocracia en Cuba. Basta recordar momentos que hemos vivido todos con un papel o un cuño que falta. O una firma. Y si Ud. no tiene historias de ese tipo en su haber, Ud. no es cubano.

El episodio transmitido tiene como eje central de la crítica a la Empresa Cubana de la Telecomunicaciones (ETECSA), pero esta no es la única empresa donde el peloteo y la burocracia pernoctan en sus oficinas.

Ambos fenómenos son Pi constante en las oficinas de Vivienda; y en los registros civiles. Sobre todo en las Oficodas, donde la experiencia vivida por «Adela», madre de una colega de estudios, la semana pasada, al parecer le impedirá acceder a la leche en polvo; esa que el Ministerio del Comercio Interior «que se garantiza» en el mes de noviembre.

Una escueta nota publicada por el MINCIN habla de que la leche en polvo «correspondiente a los niños desde 0 a 6 años, 11 meses y 29 días, las dietas médicas de embarazadas y las enfermedades crónicas de la infancia,» está garantizada; pero esa garantía no llegará a casa de «Adela», pues un error en la inscripción de nacimiento del miembro de la familia más pequeño, ha puesto a correr a todos en la casa, pero al parecer la gestión no llegará a tiempo.

«Adela» afirmó por teléfono haber sido víctima del peloteo y la burocracia tanto en la Oficoda como en el Registro Civil, cosa esta que resume con una frase:

«En Cuba nadie quiere trabajar; la gente no quiere hacer lo que le toca.»

Una de esas empresas que inventa siempre y muchas veces sale mal en lo que inventa, es la Coorporación CIMEX.

Desde que se revelara el infierno de las tarjetas mágneticas para echar combustible – especialmente el caso del cubano que en Pinar de Río tuvo que echar gasolina en su moto, cambiándose de bomba en bomba, pues no había tarjetas de 10 litros, pero si de 1 litro – las críticas hacia la gestión de CIMEX han llovido. Tal vez no ha habido «peloteo», pero burocracia sí, y mucha.

Tal vez quieras conocer esta historia: Pinareño tuvo que echar gasolina en diez bombas diferentes

CIMEX aclaró que estas tarjetas forman parte de «acciones» implementadas en el país para el mejor funcionamiento y satisfacción de los usuarios, algo que en la realidad no se ha logrado. De hecho, han sido las continuas críticas de la población lo que ha llevado a la corporación cubana CIMEX a aclarar el funcionamiento de sus tarjetas de prepago para la adquisición de combustible.

El objetivo era evitar que los pisteros manejaron demasiado efectivo en las gasolineras de la isla, pero al final los usuarios son los que han terminado afectados.

Aunque la empresa dedicó un extenso post en Facebook para validar la medida como efectiva, donde explicó que estas tarjetas están orientadas a viajeros internacionales o clientes nacionales con compras para medios tecnológicos y otros, al permitirles usar tarjetas de $25.00 CUP; $75.00 CUP; $125.00 CUP; $250.00 CUP; $500.00 CUP y $1250.00 CUP, en la práctica, tuvo que explicar que, en el caso del agotamiento de las tarjetas de mayor volumen, existe la posibilidad de «evitar» lo que sin dudas es un engorro: tener que llenar el tanque moviendo el auto de una bomba a la otra.

Para eso, se habilitará – dijo – la posibilidad de hacer combinaciones de varias tarjetas para realizar una única compra y así evitar ir más de una vez a la bomba para obtener el volumen de combustible deseado.

Sin dudas, los que diseñaron el sistema no tuvieron en cuenta la escasez de tarjetas.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+