Situación con el petróleo pudiera disparar aún más la crisis en Cuba

Havana
algo de nubes
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
83 %
2.6kmh
20 %
Mar
28 °
Mié
28 °
Jue
28 °
Vie
27 °
Sáb
25 °

Rusia ha enviado a Cuba un estimado de 352 millones de dólares en petróleo a Cuba desde el comienzo de la guerra con Ucrania, una cantidad que no solo es el mayor flujo de combustible enviado por Rusia fuera de sus fronteras este año, sino que es una cantidad suficiente para cubrir aproximadamente la mitad del déficit de suministros que necesita la isla.

Cuba, que históricamente ha dependido del petróleo extranjero como su principal fuente de energía durante décadas, recibió durante décadas, a precio preferencial, el petróleo ruso.

Era tanto, que el ya extinto líder cubano Fidel Castro negoció parte de ese envío y lo envió a su vez, en concepto de «ayuda solidaria» al gobierno de Nicaragua. Tras la caída de la URSS, unos y otros, se vieron con la soga al cuello hasta que Castro, habilmente, logró encandilar al ya fallecido Hugo Chávez para que este suplantara a la extinta URSS como principal suministrador de crudo a la isla. El acuerdo petrolero con Venezuela era más que nada un acuerdo ventajoso para Cuba, que no solo obtenía petróleo muy por debajo del precio de mercado, sino que recibía créditos a largo plazo para el pago total de la deuda. Una parte de ella ni siquiera se cubría con divisas, sino con la prestación de servicios: principalmente médicos.

Sin embargo, desde que Venezuela comenzó a cavar su propia tumba por seguir al dedillo las instrucciones de La Habana «para enfrentar al enemigo», Cuba se quedó otra vez sin un buen suministrador de petróleo.

Peor se vislumbra el panorama. Dos años de crisis de manera consecutiva a nivel global, han provocado que se reduzcan drásticamente los ingresos de la isla, y al parecer ya no tienen ni con qué pagarlo.

Si bien las ventas del petróleo ruso a la isla aliviaron el déficit de combustible en la isla, también sirvieron para aliviar el peso de las sanciones internacionales a Rusia por su invasión de Ucrania.

Hace prácticamente unas horas, se divulgó una nota relacionada con este «crisis que se avecina» con relación a la llegada de combustible a la isla. Muy probablemente ya la isla no tenga ni para comprar el petróleo ruso, y mucho menos vergüenza para pedirle crédito a un país también en crisis, y con el que está endeudado hasta el hipotálamo.

Otra vez han echado mano al enemigo de siempre, el bloqueo, para justificar las penas y el nulo o poco acceso a los créditos internacionales.

La solución, mal que le pese al gobierno cubano debe estar en otra dirección y esta pudiera estar «más allá del socialismo».

Sanciones por un lado, que según el canciller cubano Bruno Rodríguez le le han costado a Cuba 3.000 millones de dólares en siete meses, el panorama visible en la isla tiene más que ver con escasez de alimentos y apagones; si bien otro problema viejo se acrecentó hasta lo indecible este año: la fuga de capital humano.

La inmensa mayoría de los 224 mil cubanos que cruzaron la frontera de los EE.UU. este año fiscal recién finalizado eran jóvenes, y la llamada «tasa de refuerzo», que no es otra cosa que el índice de natalidad en la isla, no suple esa fuga.

El resultado visible es una inflación enorme a la cual echó combustible un huracán – Ian – que destruyó más de 14 mil viviendas y provocó – en teoría, aunque ya se sabe que fue más un error humano – una crisis de generación eléctrica como nunca habían visto en su vida millones de cubanos.

La solución que se vislumbra es tan compleja que decirla pudiera provocar recelos y hasta ataques, pero la reciente reunión de Díaz-Canel con un grupo de empresarios norteamericanos dejó tras bambalinas, pero en el tapete – entiéndase mesa de negociaciones – que continuar con la línea dura de resistencia – supervivencia – frente a los EE.UU. no le servirá de nada a Díaz-Canel y su tropa. «Recibieron» muy poco de Biden, o al menos mucho menos de lo que esperaban, y todo parece indicar que en el 2024, EE.UU. pudiera volver a tener un presidente republicano que no será cualquiera, sino que pudiera ser un exgobernador de la Florida: Ron DeSantis. Y Cuba conoce de sobra lo que haber sido gobernador de la Florida implica.

tal vez quieras leer: Cruzó doce países. La historia detrás de Cubanita´s Kitchen

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → 44LB x solo $79ENVÍA AQUÍ
+