Mujer en Florida da a luz un bebé sabiendo que moriría, debido a leyes estatales antiaborto

Havana
muy nuboso
29.2 ° C
29.2 °
29.2 °
74 %
5.4kmh
53 %
Vie
31 °
Sáb
30 °
Dom
31 °
Lun
32 °
Mar
28 °

Señala el portal CNN que Deborah Dorbert, una mujer residente en la Florida, no pudo abortar debido a las leyes estatales y llevó a término a un bebé sin riñones, sabiendo que moriría poco después del nacimiento.

Según destaca el medio, las únicas opciones que se le presentaron a esta mujer residente en la Florida fueron: salir del estado para abortar o llevar el bebé a término.

Los médicos de Dorbert le dijeron que era demasiado tarde para interrumpir el embarazo en Florida, que prohíbe casi todos los abortos después de las 15 semanas (el mes pasado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, promulgó una medida aún más restrictiva que prohibiría la mayoría de los abortos en el estado después de las seis semanas, con la excepción de anomalías fetales fatales) La experiencia de Dorbert la dejó con ansiedad y depresión severas.

tal vez quieras leer: Ya es oficial. Ron DeSantis firma ley contra el aborto a partir de las seis semanas

Señala CNN que los representantes estatales de Florida que copatrocinaron la prohibición estatal de 15 semanas no respondieron a la solicitud de comentarios de la agencia.

Sanciones por abortar

Las sanciones por violar la ley son severas: los médicos pueden ir a prisión y enfrentarse a cuantiosas multas y honorarios legales.

Los médicos de Deborah Dorbert le informaron a las 24 semanas de embarazo que su feto no tenía riñones y que apenas tenía líquido amniótico. Sus médicos le dijeron que no solo el bebé moriría, sino que el embarazo la ponía en un riesgo especialmente alto de preeclampsia, una complicación potencialmente mortal.

Según la Dra. Erika Werner, presidenta del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico Tufts y vocera de la Sociedad de Medicina Materno Fetal, en situaciones como esta, los médicos en los estados que permiten el aborto rutinariamente dan a los padres dos opciones: inducir nacimiento y ofrecer cuidados reconfortantes hasta la muerte, o llevar al bebé a término.

El obstetra de Dorbert le informó que no interrumpiría el embarazo cuando cumpliera 27 semanas, un mes después de haber pedido inducir el parto.

La Dra. Stephanie Ros, experta en embarazos de alto riesgo en Tampa y vocera de la Sociedad de Medicina Materno Fetal, dijo que después de que se aprobó la ley, ella y sus colegas en los centros médicos académicos de Florida escribieron una lista de afecciones que consideraban fatales para el feto. Entre las anormalidades, la agenesia renal, que es la ausencia de riñones, estaba en la lista. Dijo que se sentiría cómoda interrumpiendo un embarazo con un feto con esta afección, pero que «comprende absolutamente» por qué los médicos que no están en centros médicos académicos, como el obstetra de Dorbert, se negarían.

En 2012, Jaime Herrera Beutler, entonces congresista republicana estadounidense del estado de Washington, descubrió que estaba embarazada de un bebé que, al igual que el de Dorbert, tenía el síndrome de Potter.

Durante su embarazo, Herrera Beutler y su esposo, Dan, buscaron un tratamiento experimental en Johns Hopkins Medicine en el que los médicos transfundieron solución salina en el útero para ayudar a imitar el líquido amniótico.

Su hija, Abigail, nació 12 semanas prematuramente y sobrevivió con diálisis hasta que fue lo suficientemente grande para recibir un trasplante de riñón de su padre. Los padres de Abigail han dicho que es la primera bebé sin riñones que sobrevive al parto.

Uno entre miles. Tal vez millones.

Deborah Dorbert tuvo que llevar a término a su bebé a pesar de saber que no sobreviviría debido a esa condición rara llamada síndrome de Potter.

Ella quería interrumpir el embarazo, pero sus médicos en Florida se negaron a hacerlo y la pareja no podía permitirse viajar fuera del estado.

Dorbert experimentó un dolor debilitante y depresión durante las 13 semanas que estuvo embarazada de su hijo, Milo.

Su esposo, Lee, se sintió impotente al verla sufrir. Milo nació y murió 94 minutos después.

La pareja tomó las huellas de las manos y los pies de Milo y las registró en un libro.

Dorbert culpa a los políticos por obligarla a llevar a término a su bebé y quiere que los médicos puedan tomar decisiones sobre la atención de sus pacientes. Ella todavía está luchando emocional y físicamente y está en consejería matrimonial.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+