José Manuel Albares y Pablo Casado reciben a Yunior García

Havana
algo de nubes
28.2 ° C
28.2 °
28.2 °
74 %
3.1kmh
20 %
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
30 °
Vie
30 °

El Ministro español de Exteriores José Manuel Albares, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, recibieron en las últimas horas al dramaturgo, actor y activista cubano Yunior García Aguilera, que llegó a Madrid desde Cuba el pasado miércoles.

El primero en recibirlo fue Casado, quien se entrevistó con Yunior García el jueves; hoy viernes lo ha hecho el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares.

José Manuel Albares publicó en Twitter una foto en la que se le puede ver conversando con García Aguilera, la cual acompañó con el siguiente mensaje:

«He recibido a Yunior García, a quien he manifestado el compromiso de España con las libertades.»

En una comparecencia en la comisión del Parlamento español anterior a este encuentro, José Manuel Albares había dado adelantos de sus intenciones, al hacer referencia a la llegada a Madrid, España, de uno de los principales opositores cubanos de quien dijo tendría la posibilidad de conocer.

Este encuentro marca sin dudas al menos un reconocimiento a la labor de Yunior García Aguilera que, a no dudarlo, hubiese cambiado con gusto de canciller; y en lugar de dialogar con José Manuel Albares, como representante del Gobierno español, le hubiese encantado conversar con el suyo, el cubano, el mentiroso Bruno Rodríguez Parrilla.

El gobierno español había reconocido ayer que le había facilitado a Yunior García «un visado de corta duración y de validez territorial limitada», un documento que se expide en casos especiales como razones humanitarias, una excepción que sin dudas aplica a García Aguilera, quien en los últimos meses, y con mayor fuerza en octubre y noviembre de este año, ha enfrentado con estoicismo una campaña de descrédito hacia su persona feroz, por parte del gobierno cubano.

Sin embargo, y pesar de todo lo que ha insistido el canelato en demostrar a Yunior como un «mercenario pagado», la realidad es que Yunior García llegó con apenas «lo justo» y no precisamente a hospedarse en un Hyatt o alquilar un piso en Madrid.

Llegó de manera intempestiva, en viaje que decidió a último minuto, y sin siquiera comunicárselo al resto de los miembros de la Plataforma Archipiélago; una actitud que le han reprochado y criticado bastante pero que, si tenemos en cuenta el cerco y la incomunicación vividos por el joven, y añadimos el hecho comprobado de que la Seguridad del Estado controla absolutamente todas las comunicaciones en el país, mediante la intervención de líneas y de escuchas ilegales, es más que comprensible.

A pesar de la «sorpresa», y del cansancio – afirmó el miércoles haber dormido muy poco en estos últimos 60 días – llegó con sus ideas claras.

Tras haber descansado – ¡por fin! – unas horas el miércoles, el jueves tuvo una maratónica jornada con políticos, funcionarios y la prensa española, ante la que no perdió oportunidad para fustigarla por el tratamiento ligero que le dan a Cuba en sus espacios.

El jueves se entrevistó con Pablo Casado, líder del Partido Popular, de derechas, un partido que ha estado más vinculado en los últimos dos años al exilio cubano en Madrid, que lo que lo ha estado el gobernante PSOE (en alianza con otros partidos de izquierda), aunque fue este último, en última instancia, fue quien facilitó la salida de la isla de García Aguilera.

Yunior aprenderá ahora sobre esta fragmentación entre las fuerzas gobernantes de izquierda, que simulan pasar de largo ante los problemas en Cuba, en pro de garantizar el respaldo a sus empresarios y empresas, y para no dañar las relaciones toda vez que la isla, le debe a España, varios cientos de millones de dólares.

Tal vez por ello la palabra «Cuba» causa tanto escozor en la política española. Por un lado, por los tradicionales lazos histórico culturales; por otro, porque el Gobierno Español se niega a reconocer a Cuba como una dictadura, tal vez porque la palabra le suene muy fuerte, o porque siempre busque compararla con la dictadura de Augusto Pinochet, por ejemplo, en el Chile de los años 1970 y 80´; o porque tal vez Cuba no se parece a Corea del Norte, aunque en Cuba existe las restricciones «normales» propias de las dictaduras: imposibilida de expresarse libremente, de formar partidos políticos y sindicatos, entre otros.

Lo cierto es que, antes de que el facilitador de la VISA de Yunior García se entrevistase con el joven, este se reunió con el presidente del Partido Popular, Pablo Casado; un político muy empapado, y de manera cercana en su familia y amistades, con la realidad de la isla.

Lo más probable es que Casado haya coincidido punto por punto con cada cosa que le dijo García Aguilera en el encuentro.

Prueba de ello es una parte del tuit que escribió Casado en su cuenta de Twitter cuando terminó la reunión.

«Cuba es una dictadura terrible con miles de asesinatos y presos políticos. Sánchez debe liderar la posición de la UE para exigir democracia.»

Noticia en Cuballama Noticias hoy: Cubana le pide un celular a Daddy Yankee «que ya no esté usando»

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+