Cubanos que no creen en nadie, traspasan sus propiedades

Havana
algo de nubes
33.2 ° C
33.2 °
33.1 °
43 %
3.6kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
30 °
Dom
31 °
Lun
32 °
Mar
31 °

Como parte de todo un proceso de decepción del que muchos no escapan, aquellos que encuentran como solución a su malestar el escapar del país, lo primero que hacen es traspasar sus propiedades.

Así reconoce el diario oficialista Granma tras haber hecho una investigación. Aclaro: el Granma solo expresa que, en las oficinas de vivienda, en el trámite de traspaso de propiedad a otra persona, lo que más se argumenta es eso como motivo: la salida definitiva del país.

En ello concurre, a no dudarlo, una compra-venta camuflada; o al menos, el interés de no perder la propiedad y dejarla en manos de un familiar cercano, o amigo, antes de dejársela al gobierno machucador que, en plena crisis con la COVID-19 se dio a la tarea de eliminar una doble moneda, «reunificando» las existentes bajo un proceso que llamó «Ordenamiento Económico» que a la larga produjo un desajuste previsto por todos menos por los dirigentes que lo orientaron e impusieron. La inflación generada ha impulsado el descontento social y la desconfianza en los dirigentes cubanos, si es que alguna vez se tuvo alguna.

Al tema, de alguna manera, o de toda, se refirió el Primer ministro Manuel Marrero durante una reunión de balance anual del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Si bien todos los detalles de la reunión no han trascendido a la luz pública, sí se conoce que Marrero pidió que acabasen de cambiarle el nombre, aunque está más que claro que el cambio fundamental que precisa ese organismo no es de nomenclatura precisamente.

En la reunión, el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, reconoció -implícitamente- que el pueblo no confía en los actuales dirigentes, pero tras varios años de vínculo laboral en la isla, cualquier cubano puede presentar suficientes pruebas, con muy escasas excepciones, de dirigentes capacitados y con capacidad demostrada para dirigir las riendas de un país.

Si los cubanos no confían en sus dirigentes es porque estos les han dado motivos, y bastante, para que así razonen.

El Primer Ministro hizo gala de muy poca capacidad de razonamiento al culpar, íntegramente, al enemigo de siempre, la campaña mediática norteamericana, el que los cubanos hayan perdido confianza en sus mediocres dirigentes – basta leerlos o escucharlos, como se expresan y razonan para pensar lo peor de ellos – y no se hizo él, ni la más leve autocrítica.

Habló Marrero de «control popular» en los medios, dijo que había sido una proeza resistir estos dos años de pandemia, según Granma, sus oyentes se mostraron satisfechos con sus explicaciones.

Marrero Cruz es parte del mismo problema y no lo sabe o aparenta no saberlo. Luego de años de vivir en una urna de cristal, Marrero Cruz tal vez no sepa por qué los cubanos insisten en irse del país como remedio a su profunda decepción, de la cual él forma parte activa, como causa y efecto inmediatos.

tal vez quieras leer: 16 cubanos llegan a los Cayos de la Florida

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+