Cubano Yandy Nuñez ya llegó al Campo 2 del Everest

Havana
muy nuboso
32.2 ° C
32.2 °
32.2 °
62 %
3.1kmh
75 %
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
30 °
Dom
31 °

El montañista cubano Yandy Núñez Martínez ya llegó al Campamento Dos del monte Everest, a 6.400 metros de altitud. La proeza que protagoniza el oriundo de Calabazar avanza, poco a poco. Su limitado tiempo de conectividad lo dedica a los suyos, con breves reportes en redes, casi telegramas.

“Ya en C2. Llegué las 11:50 am. Solo 2 (horas) y 50 minutos desde C1. Bajo un sol intenso. Todo bien, me siento bien a 6.400metros de altura sin cansancio alguno”, escribió. El mensaje, subido a Facebook en su página profesional, fue escrito en una plataforma de rastreo.

Salvo el inevitable sol, el clima parece propicio para el oriundo de Calabazar. Como saben quienes lo siguen en esta aventura, este es su segundo asalto al Everest. Hace par de años lo intentó, pero tuvo que ser evacuado debido a una neumonía. Entonces pensó que eran efectos de la altura, pero era el covid-19 atacándolo con saña.

Dos años después, más fuerte y preparado, ha vuelto a los Himalays decidido a hacer historia. Su meta es convertirse en el primer cubano que corona el Everest. Lleva un buen ritmo, se le ve contento y con ánimos, y sin quemar etapas.

En redes sociales ha recibido todo el apoyo del mundo. Sin ser una disciplina popular en Cuba, Yandy ha logrado que el montañismo está en boca de muchos actualmente. Abundan los mensajes de aliento, e incluso consejos jocosos, como la mujer que le escribió: “cuando bajes de hacer cumbre toca asar un puerco en púa, como se hace cuando bajamos del Turquino”.

APOYO MORAL

Para dar una idea de la magnitud del Everest, el pico Turquino mide 1.974 metros sobre el nivel del mar, y el Everest crece 8.848. O sea, habría que multiplicar por cuatro la montaña más alta de Cuba, y encima ponerle casi otro kilómetro de altura para alcanzar al llamado techo del mundo.

Sin embargo, el cubano radicado en Islandia se mantiene firme en su sueño. Ahora está inmerso en las llamadas “rotaciones”, un proceso de ascensos y descensos para aclimatar el cuerpo a los cambios bruscos de altura. De momento hay que llegar al Campo 4, en la antesala de la llamada “Zona de la Muerte”, que empieza a 8.000 metros sobre el nivel del mar.

Ahí los montañistas y sus guías, los “sherpas” nepalíes, aguardan una brecha de buen clima para subir a la cumbre, y bajar lo antes posible. El descenso es igual de peligroso que la subida, pues un paso en falso podría ser fatal. Pero el cubano Yandy Núñez Martínez va con su experiencia, y la protección de toda la mitología cubana y nórdica para representar a su país natal, y al que lo adoptó.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+