Conozca a Hetty Green, una mujer mucho más tacaña que Nonó Correia

Havana
nubes dispersas
33.2 ° C
33.2 °
33.2 °
58 %
2.1kmh
40 %
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
31 °

De hecho, Hetty Green está considerada la mujer más tacaña en la historia de la humanidad.

Hetty Green, nacida como Henrietta Howland Robinson el 21 de noviembre de 1834 en New Bedford, Massachusetts, es recordada no solo como una de las mujeres más ricas de su tiempo, sino también como la mujer más tacaña de la historia.

Si Ud. es de los que considera que algún familiar o amigo suyo es un tacaño porque no comparte o no paga la cuenta, siendo una persona con gran poder adquisitivo, pues sepa que de seguro esa persona sería un niño de tetas al lado de Hetty Green.

Incluso el famoso Nonó Correía, que quedó en la cultura popular cubana como el símbolo de un tacaño por excelencia es nada comparado con Hetty.

Para aquellos que no saben tampoco quien era Nonó Correia, les digo que era un personaje de la telenovela brasileña «Amor con Amor se paga», que se ganó el corazón de los cubanos durante su transmisión en los años 90, en pleno Período Especial, precisamente por su tacañería.

Nonó, interpretado por el actor brasileño Ary Fontoura, era un padre de familia tacaño que reciclaba todo, vivía en la austeridad más absoluta, como si viviera al día, pero escondía un tesoro en su casa. Su personaje resonó profundamente en Cuba, donde su mensaje de ahorro y reutilización se alineaba con las dificultades económicas del momento, convirtiendo a Nonó en un personaje entrañable y memorable.

Pero, dejemos a Nonó a un lado y concentrémonos en Hetty Green. ¿Quién era? ¿Qué hizo? ¿Por qué se le recuerda como la mujer más tacaña de la historia?

Un detalle: dudo que un hombre le haya hecho competencia alguna en la historia a esta mujer, cuya vida y comportamiento han sido objeto de numerosas anécdotas y leyendas. Todas las anécdotas e historias subrayan su austeridad extrema y su habilidad para acumular una inmensa fortuna, lo que le valió el apodo de «La Bruja de Wall Street».

Desde joven, Hetty mostró una habilidad extraordinaria para las finanzas. Su padre, un exitoso comerciante ballenero, y su abuelo materno, un rico inversionista de bienes raíces, le inculcaron el conocimiento y el interés por el dinero. A la edad de seis años, ya leía los periódicos financieros a su abuelo y, a los trece, se convirtió en la contadora de la familia. Esta educación temprana en el mundo financiero la preparó para manejar y multiplicar su herencia con una precisión calculada, pero ridícula.

En 1865, tras la muerte de su padre, Hetty heredó alrededor de 7.5 millones de dólares, una suma colosal para la época.

Sin embargo, lo que realmente distinguió a Hetty no fue solo la fortuna que heredó, sino cómo la gestionó. Con una mente aguda para los negocios, Hetty invirtió en bonos, hipotecas, bienes raíces y acciones de ferrocarriles. Fue conocida por ser extremadamente cautelosa y sagaz en sus inversiones, lo que le permitió aumentar su fortuna a más de 100 millones de dólares a su muerte en 1916, equivalentes a aproximadamente 2.5 mil millones de dólares en la actualidad.

A pesar de su inmensa riqueza, Hetty Green vivió una vida extremadamente frugal. Se cuenta que vestía el mismo vestido negro desgastado todos los días, el cual solo reemplazaba cuando estaba completamente inservible. Incluso, cosía sus propios calzones – los blumers de hoy – desde los 16 años y no los cambió ni compró otros hasta el día de su muerte.

Su dieta consistía en avena fría, ya que consideraba que calentarla era un gasto innecesario. Se dice que vivía de los restos de pasteles y galletas rotas en las tiendas de comestibles y discutía para conseguir un hueso gratis para su perro todos los días.

Hetty evitaba los lujos y vivía en apartamentos modestos. De uno de ellos, donde pagaba 19 dólares al mes de renta, se mudó para otro, en otro lugar de la ciudad, cuando esta le envió un bill de $2 dólares por su perro; asegurándose que jamás pagaría por ello.

Su frugalidad alcanzó niveles extremos cuando se negó a pagar un tratamiento médico adecuado para su hijo Ned, quien se lesionó gravemente en una pierna. Como resultado, la pierna de Ned tuvo que ser amputada.

Las historias de su tacañería también incluyen su insistencia en negociar hasta el último centavo y su negativa a utilizar calefacción o agua caliente. Hetty incluso fue vista buscando médicos gratuitos para tratar sus propias dolencias. Su comportamiento excéntrico y su negativa a gastar dinero innecesariamente la hicieron un personaje conocido y muchas veces ridiculizado en la prensa.

Sin embargo, la tacañería de Hetty Green no fue simplemente un capricho. Su enfoque austero hacia la vida y el dinero le permitió acumular una fortuna impresionante en una época en la que las mujeres raramente participaban en el mundo financiero. Hetty rompió barreras de género y se estableció como una figura formidable en Wall Street, utilizando su inteligencia y determinación para amasar y conservar su riqueza.

Al fallecer el 3 de julio de 1916, a la edad de 81 años, en la ciudad de Nueva York, Hetty Green dejó una huella indeleble en la historia financiera de Estados Unidos. La causa de su muerte, aseguran, fue un derrame cerebral debido a una pelea que tuvo con su sirvienta porque esta le pidió un aumento en su magro salario.

Su vida y legado siguen siendo un testimonio de cómo la austeridad extrema y una mente aguda para los negocios pueden converger para crear una de las fortunas más grandes de la historia. Sin embargo, nada de este «logro» ha podido impediar que haya sido inscrita en el Libro Guinness de los Récords como la «persona más tacaña del mundo».

A pesar de ser recordada como la mujer más tacaña de la historia, la verdadera lección de Hetty Green reside en su capacidad para desafiar las normas y sobresalir en un mundo dominado por hombres, dejando un legado que continúa inspirando y fascinando a muchos hasta el día de hoy.

¿Nonó Correía? ¡De eso nada! Hetty Green le daba trescientas vueltas en la tacañería a Nonó.

tal vez quieras leer: Bebeshito quiere llenar el Latino en Cuba antes de irse a Estados Unidos

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+