Un muerto cobrando pensión y otro que resucita

Havana
nubes
28.7 ° C
28.7 °
28.7 °
67 %
3.9kmh
99 %
Jue
29 °
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
30 °

A uno lo llaman «el resucitado de Shangai», el otro es un típico caso de fraude, aunque en este caso involucra también un muerto. En este caso, una mujer fallecida.

La prensa española reseña ambas historias en sus páginas digitales (y también en el papel impreso) Quizás la historia más espeluznante sea la del hombre «muerto» que resucitó mientras iba camino a la morgue; pero la historia del nieto que vivió dos meses en casa, con el cadáver de su abuela, sin reportar su fallecimiento, solo por seguir cobrando la pensión de la occisa, ¡se las trae también!

Un caso tuvo lugar en Shangai, China. El otro en las cercanías de Madrid

El resucitado de Shanghai

Un anciano de Shangai, al que creían muerto por Covid, revivió camino a la morgue, según mostraban el pasado domingo, las imágenes de un vídeo que se viralizó en las redes sociales chinas.

En las imágenes se veía a una furgoneta que trasportaba cadáveres llegando a la puerta de la morgue, y hasta ahí todo parecía normal. Sin embargo, justo cuando dos trabajadores de la funeraria, comenzaron a bajar los cuerpos, se dieron cuenta de que uno de los cadáveres no estaba tan tieso como se creía.

Los trabajadores decidieron abrir la bolsa, quizás pensando que dentro se había colado un gato o sabe Dios qué cosa. Lo que menos iban a sospechar es que el muerto, no estaba muerto.

«¡Vivo! ¿Viste eso? ¡Está vivo!», se escucha gritar en el vídeo a uno de los trabajadores. «¡No lo cubras de nuevo!», responde el otro.

Según se supo luego el «resucitado» no era tal. Se trataba de un anciano que supuestamente había fallecido, y como tal lo reportaron pero al parecer estaba durmiendo, pero con un sueño de esos en los que te puede caer una bomba al lado y no darte cuenta.

El lunes se confirmó que el video era real, y no una broma.

Ahora las autoridades investigan el incidente porque, hasta el director de la residencia de ancianos donde vivía el anciano, y el médico que certificó el fallecimiento, están involucrados. Ambos fueron despedidos.

Mejor les fue a los trabajadores de la funeraria, que por «haberle salvado la vida al anciano», fueron recompensados con 5.000 yuanes (720 euros) cada uno.

Más o menos eso es lo que cobró durante dos meses, un hombre que convivió con el cadáver de su abuela dentro de la vivienda, y que no lo reportó a las autoridades por este motivo: necesitaba el dinero. Si reportaba que su madre había muerto, pues los servicios sociales le suspendían el cheque.

Fue un agente fuera de servicio, dice ABC, quien descubrió el asunto el pasado jueves. El agente transitaba por la calle cuando percibió un gran hedor, que salía de uno de los pisos de esa calle.

Algo le hizo sospechar y llamó a la Guardia Civil, que rápidamente localizó de donde provenía el mal olor, aunque nunca sospecharon lo que descubrieron después. Con ese olor, y con el muerto dentro de la casa, vivía un hombre de 35 años.

Una portavoz de la Comandancia de Madrid es quien confirmó a Europa Press que el joven vivió durante dos meses con el cadáver de su abuela, de 89 años, para cobrar la pensión.

tal vez quieras leer: Del lobo Nicky Jam, un Lamborghini

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+