Sotheby´s subastó camiseta de Maradona en 9 millones

Havana
nubes
26.6 ° C
26.6 °
26.6 °
77 %
4.2kmh
94 %
Jue
29 °
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
30 °

Salió a subasta por siete millones de dólares y fue finalmente vendida en 9 millones de dólares (unos 8,5 millones de euros al cambio actual). Estamos hablando de una prenda de vestir – una camiseta – pero no una camiseta cualquiera; es la camiseta que vistió Maradona el 22 de junio de 1986, cuando la selección de fútbol de Argentina enfrentó a la selección de fútbol de Inglaterra.

Ese día, en el marco del Mundial de México 86, Maradona anotó dos goles. Dos goles históricos. Dos goles que forman parte del patrimonio mundial del fútbol. Uno es el conocido como «El Gol del Siglo»; el otro como «La Mano de Dios».

La camiseta era propiedad del centrocampista inglés Steve Hodge, quien al final del partido, y conmovido por la hombrada de Maradona, le cayó detrás al Pelusa hasta los vestuarios y humildemente se la pidió. Más humildemente aún, Maradona se la regaló. Steve Hodge tenía 23 años y era una de las jóvenes promesas de Inglaterra, pero no supo aquilatar, digámoslo con justicia, lo que tenía en sus manos cuando se marchó del vestuario. Días después, y gracias a esos dos goles, especialmente al gol «tramposo», Argentina se convertía en campeón mundial de fútbol.

En la final derrotó a Alemania pero, de ese mundial, el partido más importante fue el encuentro frente a Inglaterra.

Argentina llegó a ese partido a desquitarse de la derrota sufrida ante Inglaterra en la llamada «Guerra de las Malvinas», un acontecimiento político-militar que quedó marcado para siempre, como mancha, en la memoria nacional argentina.

“Yo no confundo el fútbol con una guerra, pero ese partido había que ganarlo por la gente. Por las madres de los chicos que murieron en Malvinas”, recordó décadas después Maradona.

Mucho le criticaron sobre el gol «tramposo», ese que marcó con la mano (la mano de Dios) y Maradona jamás se arrepintió de él.

«La tarde más negra para ser un futbolista inglés,

Fue, dice El País, «la tarde más negra para ser un futbolista inglés,» cuando Diego Armando Maradona, «ante más de 100.000 personas amontonadas bajo el sol del verano mexicano en el Estadio Azteca, Diego Armando Maradona forjó su leyenda: hizo un gol con la mano y después burló a la mitad de los jugadores ingleses para marcar el mejor de la historia.»

Ni falta ni sobra a la afirmación hecha por el diario español; y ahora, la prenda, 36 años después, se ha convertido en la camiseta más cara de la historia del deporte. Y no es para menos.

Quien quiera conocer la historia, le recomiendo estos enlaces:

Historias y leyendas a un lado, Sotheby’s subastó ahora la camiseta que usó Diego Maradona en el Mundial de México 86.

Lo hizo el pasado 20 de abril en la casa de subastas de Sotheby’s, en Londres, que en su presentación rezaba:

«La camiseta se encuentra en buenas condiciones, teniendo en cuenta el uso intenso, la transpiración y la actividad atlética. Tiene un ligero deshilachado en el dobladillo delantero y manchas menores en todas partes”. El “ligero deshilachado” que describe Sotheby’s probablemente sea a causa del trajín más que del partido.

La camiseta con la que Diego Armando Maradona provocó luto nacional en Inglaterra para siempre, fue adquirida por «un grupo de Emiratos Árabes», que pagó por la prenda 7.142.500 libras (8,5 millones de euros, casi 9,3 millones de dólares)

Dicen que ha sido «un jeque árabe» – también, las leyendas son así – pero lo innegable es que, la camiseta número 10 que el ídolo argentino usó el día que Argentina venció a Inglaterra en el Mundial de México 86 ya tiene nuevo dueño.

De vuelta a la leyenda de esa tarde. La historia de una camiseta

Maradona usó aquella tarde dos camisetas durante el partido. Días antes, la selección conoció, de boca de la FIFA, que la selección debía tener una camiseta de un color distinto al habitual y debieron salir de corre-corre para la calle a encontrar una «solución», pues el equipo solo tenía un cambio disponible a la celeste y blanca habitual de siempre.

La solución fue esta: unas camisetas de tan baja calidad, que al final del 2do tiempo frente a Inglaterra, el equipo entero tuvo que cambiar de camiseta.

El País recuerda que fue Rubén Moschella, quien trabajaba en la utilería del equipo, quien recorrió todo México a pedido del DT Carlos Salvador Bilardo, a buscar la camiseta con la que Argentina jugaría contra Inglaterra.

Horas después se apareci con las camisetas y aunque a Bilardo no le convencieron, Maradona las encontró «lindas», dijo Moschella al periodista Andrés Burgo para su libro El Partido.

Horas antes de comenzar el encuentro, cuatro costureras mexicanas se encargaron de coser el escudo argentino y planchar los números en la nueva indumentaria. Dice la leyenda que las costureras se limitaron a hacer lo que se les pidió, y que por eso, el precio de la prenda estaba todavía pegado a la segunda camiseta cuando Maradona se la puso esa tarde.

La tela era tan frágil que tal vez por eso Sotheby´s se decidió a reconocer el «deshilachado» como natural. Como si fuese, en el caso de un soldado, una «herida de guerra». Sotheby’s jamás dudó de que la prenda era la original, a pesar de que Dalma Maradona, la primogénita de Diego, dijo en una entrevista que su padre le había dicho a ella que «cómo iba a dar la camiseta más importante de su vida».

En todo caso, la camiseta con la cual salió Steve Hodge del vestuario de Argentina aquella tarde fue una de las dos que usó Diego aquella tarde. Nada se ha dicho de las «primeras camisetas usadas», y es muy probable que estas fuesen tiradas a la basura.

Diga lo que diga Dalma, Sotheby´s comprobó todo lo que tuvo en sus manos usando todas las técnicas posibles para autentificar la pieza. Y arribó a la conclusión que es una pieza original.

Sotheby´s dice que es la camiseta con la cual Diego Maradona convirtió el «Gol del Siglo» y el gol de «La mano de Dios».

La prenda es ya, por derecho propio y con méritos más que ganados, en el objeto más caro de la historia del deporte.

«Tras su venta de este miércoles, rebasó a una que utilizó la bestia del béisbol, George Herman Babe Ruth, por la que se llegó a pagar 5,2 millones de dólares (4,9 millones de euros). También superó al artículo de la memorabilia del deporte más caro hasta hoy: el manifiesto original de los Juegos Olímpicos, por el que un millonario ruso pagó 8,8 millones de dólares (8,3 millones de euros) en 2019,» dice El País que, por mucho que intente explicarlo, siempre se quedará corto para explicar lo sucedido el 22 de junio de 1986. «El día que Diego (re)inventó el fútbol».

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+