Accidente en 17 y G provoca debate en redes sociales ¿La culpa es del semáforo apagado?

Havana
cielo claro
31.2 ° C
31.2 °
30.9 °
58 %
2.6kmh
0 %
Vie
31 °
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
31 °

Del gobierno. Del régimen cubano. Del embargo. Del bloqueo. Al menos de estos cuatro «actores» parece ser – si nos guiásemos por los comentarios vistos en las redes sociales – la culpa de un lamentable accidente ocurrido en la intersección que conforman la calle 17 y la Avenida de los Presidentes – Calle G – en el Vedado habanero. Sin embargo, la realidad, más allá de las culpas a un mal régimen o a un «cruel» embargo, es otra.

El grave accidente ocurrió en La Habana el pasado 28 de mayo involucró un auto antiguo – o almendrón, como lo llaman los cubanos – que chocó contra un auto oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

El apagón

Un apagón, que dejó inoperantes los semáforos de esa intersección, ha sido señalado también como el culpable del choque.

Sin embargo, las imágenes son claras. Ambos vehículos, circulaban aparentemente a exceso de velocidad en una intersección no señalizada – el semáforo estaba apagado – y colisionaron en una zona notoriamente peligrosa. Aunque no hubo víctimas mortales, un conductor sufrió heridas leves y varios peatones estuvieron en riesgo de sufrir lesiones graves.

Redes sociales emergen como «tribunal de tránsito».

Los usuarios que con mayor tino se han expresado en las redes sociales con relación al incidente, han comentado sobre la imprudencia de los conductores y la necesidad de precaución en intersecciones sin semáforos funcionales, destacando la constante peligrosidad de la intersección y criticando la gestión de la seguridad vial en situaciones de corte eléctrico.

Otros han arremetido contra el conductor del almendrón.

“La ley establece la precedencia de las señales: primero semáforo, después señales verticales y al final las horizontales. Se las comió todas el que circulaba por 17”, dijo un internauta.

A pesar de que la Avenida de los Presidentes se consideraría como preferencial con relación a 17, hay que tener en cuenta un detalle: este detalle no lo conocen todos los choferes del país; y es probable que en La Habana, alguno no lo sepa. Aunque claro, 17 tiene señales de Pare que no tiene G.

¿Y si no existe la señal de Pare?

No sería la primera vez en la historia de la Cuba reciente, en que una señal de PARE sea robada. A veces incluso, hasta son mal colocadas. O las ramas de los árboles que debe podar Comunales las cubren. La ley establece que, en casos así, en los que una intersección no está señalizada o no es visible, se debe aminorar la velocidad y detenerse de ser necesario. Y ello incluiría también al chofer que circulaba por G pues el semáforo estaba a oscuras. Aún cuando él tenía el derecho de vía.

Lo interesante de este suceso es que ambos choferes tenían toda la visibilidad del mundo para verse, pero ninguno de los dos aminoró la marcha.

Las buenas prácticas de la conducción

Las buenas prácticas de la conducción indican que se debe conducir con precaución y ser proactivo. Esto significa, entre otras cosas, que aún si Ud. tiene el derecho de circulación en una vía, si Ud. percibe un peligro por culpa de otra persona, Ud. debe obrar adecuadamente, cediendo todos los derechos para evitar el accidente. Y ello aplica a Cuba y al resto del mundo.

¿Quién tuvo la culpa en el accidente de G y 17? Mayoritariamente el chófer que circulaba por 17, pero el conductor del auto que venía por G también tuvo culpa por no aminorar la marcha. Es con absoluta certeza que se puede afirmar que ambos, NO ESTABAN PRESTANDO LA DEBIDA ATENCION A LA CONDUCCION DEL VEHÍCULO.

Y hay más. Segundos antes del impacto, el auto que circulaba por G acciona el claxon, pero no frenó inmediatamente.

Algunos advierten que es probable que haya accionado el claxon porque… ¡dos peatones se aventuraban a cruzar la calle practicamente sin mirar!, dejándonos además otra enseñanza para dos personas que por centímetros no fueron impactados tras el choque.

¿»Se distrajo» el chofer de ese auto por «la culpa» de los dos peatones que estaban a su derecha y no advirtió el peligro que venía por la izquierda? Parece poco probable, pero no descabellada del todo la tesis.

Casualidades del destino. Si esos peatones se hubiesen detenido en la esquina, en la acera, como Dios manda, probablemente hubiesen recibido mayor daño a juzgar por las imágenes.

En este «hervidero de malas costumbres» que nos trae este video, subyace un culpable único: la indisciplina. La indisciplina es la que provoca que alguien se robe una señal de tránsito para usarla como tranca en una puerta, o de viga en una cochiquera. La indisciplina es la que incide en que Comunales no corte las ramas de los árboles que obstaculizan en gran medida las señalizaciones en las calles cubanas; o que no cubra los baches en el pavimento. La indisciplina también provoca que usemos a diario el pulseo en miles de situaciones diarias.

Es cierto que el semáforo, aun en apagón, debió estar activo, sobre todo en una intersección peligrosa como esa. Eso requiere de una mínima inversión de una placa solar que se active cuando falla el fluido eléctrico. O baterias recargables.

Es cierto también que al Estado, no le interesa resolver nada de eso, sino construir hoteles. Y más hoteles.

Algo parece seguro y lamentable en esta historia sin fin de los accidentes en Cuba. Continuarán los accidentes en 17 y G. La gente continuará conduciendo a lo Fast & Furious o Mad Max, pero la culpa, nunca, nunca, será de un semáforo apagado. Por las causas que sean.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+