Cuba respira un tin de oxígeno; ganó Lula en Brasil

Havana
nubes dispersas
17.2 ° C
17.2 °
17.2 °
94 %
0.5kmh
40 %
Lun
26 °
Mar
27 °
Mié
27 °
Jue
26 °
Vie
23 °

El gobierno de Cuba respiró un poco más calmado este domingo cuando se conoció que el líder del Partido de los Trabajadores en Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva ganó en reñida segunda vuelta la presidencia del gigante sudamericano frente a su rival Jair Bolsonaro.

Lula da Silva ganó la presidencia con el 50,83% de los votos con un estrecho margen de diferencia sobre Jair Bolsonaro en las elecciones de este domingo.

A pesar de que las encuestas le daban un poco más de margen en la victoria, por poco Bolsonaro le agua la fiesta al «gran amigo» de Cuba. Su victoria constituye el regreso al mal llamado «Socialismo del Siglo XXI» en Brasil, época en la que el país se vio envuelto en acusaciones de escándalo y corrupción, que afectaron incluso a Da Silva, que terminó preso, y a su sucesora, Dilma Rousseff.

La victoria del «socialista» Da Silva fue tan apretada, que según se ha indicado es la votación más cerrada de la historia moderna de Brasil, en lo que también fue una votación muy polarizada.

Y es que si bien Jair Bolsonaro hizo méritos para ponerse él mismo la soga al cuello – hay que ver que manejó muy mal el tema de los médicos cubanos que se quedaron en Brasil en gran medida por sus promesas; el incendio del Amazonas, los asuntos de la comunidad gay y las minorías étnicas, y sobre todo la crisis de la COVID-19 – el recuerdo de la corruptela y los regalos (créditos) a países de la región, hizo que los mismos brasileños prefirieran que se quedara Bolsonaro al frente del país antes que traer de vuelta a Lula, aunque no fue suficiente el deseo.

El domingo en la noche el Tribunal Supremo Electoral precisó en su página web que con el 99,86% de los votos escrutados, Lula tenía el 50,83% frente a Jair Bolsonaro, que obtuvo el 49,17% de los votos. Una tendencia que era irreversible. Por tal motivo, el Tribunal Supremo Electoral decretó la victoria de Lula, por apenas 2 millones de votos de diferencia.

Lula da Silva asumirá el primero de enero de 2023 la presidencia. Su segunda, pues el socialista de 77 años, gobernó Brasil desde 2003 a 2010.

Lula ha prometido encauzar a Brasil nuevamente como potencia mundial, pero las circunstancias ahora no son ni la sombra de lo que eran en el 2003 cuando llegó al poder; cuando un país entero confió en su palabra y le dieron un amplio respaldo en las urnas.

En aquel entonces, miles de votos de la clase media y empresarios de derecha confiaron en Lula y sus promesas. Si bien sus dos primeros años fueron de bonanza, por el aporte del capital extranjero, pronto comenzó a diluirse la confianza y Brasil se estancó en su avance. Llegarían las denuncias y el ascenso de Bolsonaro, porque lo prometido por Lula nunca se cumplió. Ahora, aseguran expertos, le será más difícil, porque el contexto internacional no es precisamente de bonanza económica.

Eso sí, La Habana lo mira desde el Caribe como el hombre que le pudiera dar algo de lo que ellos pensaron tomarían de Joe Biden. Lula no podrá suplantar a Biden ni podrá tirarle, como antes hizo, la soga de la salvación a La Habana.

Es probable, eso sí, que haga un par de cosas en favor de su viejo amigo – Cuba – pero ni eso está claro. Tendrá el Senado en contra, y no pocos gobiernos estatales en contra también.

Primero deberá luchar por ver si su incondicional aliado, le devuelve una parte de los millones de dólares que le debe.

tal vez quieras leer: Cuba debe más de 667 millones de dólares a Brasil

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

¡LIQUIDACIÓN en GENERADORES para Cuba!ENVIAR AHORA