«Aquí no hay ni piña, ni cemento; y en Cumanayagua ni leche»

Havana
algo de nubes
32.2 ° C
32.2 °
32.2 °
55 %
3.6kmh
20 %
Sáb
32 °
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
28 °
Mié
30 °

El monumento a Fidel Castro será un símbolo para la escasez de leche y queso en Cumanayagua, y en Cienfuegos en general.

Atónito se quedó en Cienfuegos nuestro más fiel colaborador, Pedrito, cuando se enteró que en la comunidad de la Parra, en el municipio cienfueguero de Cumanayagua, habían inaugurado en la punta de una loma un monumento con el brazo en ferrocemento del Comandante.

«A ver, a ver, explícame eso de nuevo,» pide y ya desde el teléfono se escucha.

«Vieja, ven acá para que oigas esto tú aquí, porque no entiendo ni piña«

La explicación no es difícil de darla. El diario oficialista Granma detalló la víspera, 5 de enero, de la mano de Julio Martínez Molina, corresponsal en la provincia de Cienfuegos, que un monumento, obra del escultor Juan García Cruz fue levantado «en la comunidad rural La Parra», en Cumanayagua, «en homenaje a una visita que el dictador Fidel Castro realizara en esa zona en 1969 y al aniversario 63 del triunfo de la revolución.»

Un artículo que revela la extrañeza de los días en que Julito era escritor de cine y tenía más imaginación y recursos para escribir nos dice también que el autor de la pieza es eso: un monumento al brazo de Fidel Castro.

El escultor Juan García Cruz le explica a Díaz-Canel cómo gastarán hierro y cemento en el monumento.

«Le pusimos corazón, para que esta comunidad y Cuba lo recuerden por siempre,» afirmó su autor.

El famoso «brazo del Comandante». Al menos diez sacos de cemento se emplearon en este «monumento».

Sin embargo, más allá del júbilo revolucionario del escultor que realizó la pieza, quien además fue el autor de la estatua a Los Elefantes, que simboliza al equipo de béisbol provincial, frente al estadio 5 de Septiembre y de los deseos de Julio Martínez Molina para disfrutar de un mejor salario como corresponsal del Granma y no como corredor de las Culturales en el 5 de Septiembre, atrás de Los Hermanos Novo y de las obras de teatro de Miguel Cañeillas, a cualquier nacido en la Perla del Sur interesado en los chismes, bretes y diretes, se le pudieran quedar más en el corazón las palabras de la esposa de Pedrito.

«Ah, pero Justo lo que es un descarado chico. Ese es el marido de Ivis, la profesora de Ciencias Médicas. ¿De cuándo a acá, esa gente son revolucionarios? Bastante cosas por la izquierda que compra ella, para que puedan comer.»

Sin embargo, Pedrito la interrumpe.

«Deja eso, que esto es para un trabajo serio,» la recrimina Pedrito y dice:

«Mira, olvídate de todo eso y añade ahí que en Cienfuegos, el ferrocemento que aquí se conoce son los barquitos, que cada vez navegan menos porque no hay combustible, no el brazo ese.»

Segundos después dice estar seguro que en Cumanayagua y en Cienfuegos en general, la gente prefiere ver la leche, el helado y el queso que se hacía en la fábrica y que ya no hay.

«Carne de puerco, que seguro Justo la extraña. Detergente para que lave la bolchevique esa que siempre tiene puesta y que no lava hace un siglo,» dice y comienza a reír.

«Es que me da risa compadre. Tú me llamas, me hablas de un brazo de ferrocemento del Comandante en Cumanayagua, y en Cumanayagua no hay ni leche. En Cumanayagua la gente no extraña a Fidel, extrañan la leche, el helado y el queso.

«Y aquí no hay cemento, y la fábrica está ahí cerquita, precisamente en la carretera a Cumanayagua.

«Compadre, aquí no hay ni piña, háblame de otra cosa.»

Y agrega:

«Brazo del Comandante, ni brazo del Comandante…»

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+